los verdaderos cambios que se producen en el movimiento ex gay

El dr Blair es un psycólogo cristiano que fundó Evangélics concerned (EC) una organisación cristiana que sirve a gays cristianos desde hace años. Esta organisación tiene como ministerio apoyar y afirmar, en los estados unidos, la fé de lesbianas, gays, bisexuales y transgénero. EC cree que el Amor y la Gracia de Dios es para toda persona en Cristo Jesús. EC cree que las fronteras y delimitaciones creadas por el ser humano como la raza (blanco, negro, hispánico, asiático, etc.), el género (hombre, mujer) o la orientación sexual (gay, lesbiana, bisexual, etc.) no son relevantes para nuestro creador.

Hace muchos años, el Dr Blair escribió este texto que analiza el movimiento ex-gay protestante. Mucha agua ha pasado debajo del puente, pero creo que este texto es aún vigente, porque la historia se repite y se repite.

Traducción de :
The Real Changes Taking Place in the Ex-gay Movement.
Del Dr. Ralph Blair.
Traducción libre mía.

En tiempos pasados -no tan pasados- esta práctica era dibujada como el más oscuro de todos los pecados posibles. Cualquiera que la practicaba iba sin lugar a dudas derecho al infierno. Nuestros abuelos – incluso los médicos de nuestros abuelos- sino evitaban mencionarla enseñaban que no sólo era un horrendo pecado, sino que acarreaba terribles consecuencias físicas y mentales. Consecuencias que eran el justo castigo divino por tal debilidad humana. También se decía que la victima de este hábito atraía invariablemente sobre sí mismo la enfermedad y que si no se daba cuenta rápido, se volvería loca. La única esperanza de salud residía en la fuerza de voluntad asistida por la oración y la lectura bíblica.
Leslie Weatherhead, the mastery of Sex Through Psychology and Religion. 1931.
El reverendo Weatherhead, un Metodista británico congregacionista, fue uno de los pioneros en la integración de la psicología y la religión. Fue considerado en aquella época como una voz “liberal” o “iluminada” al tratar de establecer una conexión entre sexualidad y espiritualidad, como sus palabras expuestas en el párrafo mencionado aquí arriba sobre La masturbación y autoabuso lo pueden indicar. La publicación The Metodist Recorder hizo la predicción siguiente: “sin miedo o exageración se puede decir que miles de jóvenes serán profundamente agradecidos” por el libro de Weatherhead.

En su ensayo, Weatherhead estipula también que: “afortunadamente la mayor parte de lo que se suponía ser verdad en relación a la masturbación -física, psicológica y teológicamente- ahora se sabe que se trata de un simple y vulgar disparate”. Weatherhead anotaba que “un psicólogo le había dicho que 99% de aquellos que le habían brindado su confianza habían admitido practicarla y que el sospechaba que el numero real de los que la practicaban sería del orden de 100%”. Sin embargo deberiamos saber para este momento que Weatherhead no era necesariamente un iluminado. Él incluso llegó a afirmar que: “algunos (hobres y mujeres) logran un completo control (sobre la masturbación)… hace poco tuve el placer de curar -aparentemente por completo-un muchacho que se masturbaba varias veces al día durante ocho años y una muchacha en la cual esta practica era una rutina diaría por casi 15 años”.

¿Con qué medios tuvo Weatherhead “el placer de curar” masturbadores? Sus recomendaciones iban desde las psicológicas (hacer aceptar a los masturbadores que la masturbación es un mal uso egoísta de una energía instintiva), pasando por la religiosas (simplemente inundar la mente con pensamientos de Cristo) y las físicas (la circuncisión, evitar las cenas pesadas, las coberturas demasiado ligeras y las camas demasiado blandas).

No debería sorprendernos que existan tantos paralelos entre este enfoque relativo a la masturbación y los varios enfoques supuestamente “iluminados” sobre la homosexualidad que son populares entre los evangélicos y carismáticos actualmente (en su capítulo referente a la homosexualidad, Weatherhead sólo recomienda a sus lectores su capítulo sobre la masturbación, pero también dice que la leyes contra la sodomía son crueles y sin provecho). Como era el caso con los ex-masturbadores de Weatherhead, muchos, aunque no todos, de los líderes de lo que se conoce como el movimiento “ex gay” tratan de ir más allá de la desinformación inherente a las generaciones precedentes. En ambos movimientos vemos el paso de la negación del fenómeno considerado tabú hacia una revolucionaria aceptación de su existencia y proliferación -incluso dentro de las iglesias- y de la necesidad de cambiar la percepción que de él se tiene; vemos una mayor y evidente compasión, pero también vemos soluciones simplistas del problema a través del mal uso de la oración y de la lectura bíblica; vemos testimonios naïves de curaciones basadas en evaluaciones inmediatas de los supuestos cambios y no en estudios a largo plazo de los mismos; vemos testimonios de “ex-gays” masturbadores y de “ex gays” narrados parcamente por aquellos que se proclaman sus curadores; oímos sobre recomendaciones sobre conductas que deben ser modificadas y agradecimientos por sanidades aun no logradas; y recomendaciones de situaciones a evitar y tontas sugestiones de distracción, represión y negación.

No nos equivoquemos, cambios se producen en el movimiento “ex gay”. Pero mi extensivo estudio del fenómeno “ex gay” desde hace más de una década me ha convencido que los cambios se encuentran en el interior de los testimonios, en el interior del personal que trabaja en esas organisaciones, en las promesas hechas, en las definiciones y en las afirmaciones, y no en la orientación sexual o la conducta. Como lo admite incluso Sharon Kuhnhas, una promotora del movimiento, en la revista de Campus crusade, Worlwide: “la mayor parte de los ministerios para los cristianos homosexuales mueren rápidamente”.

El grado de iluminación entre los actuales evangélicos, fundamentalistas y carismáticos varía considerablemente. Tal es el caso con muchos heterosexuales que desesperadamente quieren creer en el movimiento “ex gay”. Algunos continúan proponiendo “curas” que son francamente estúpidas. El capellán Ray de OUT en Dallas ha expuesto una serie de consejos sobre “Cómo un homosexual puede cambiar”. Él dice que los homosexuales deben “permanecer activos, trabajar, hacer ejercicio e involucrarse lo más posible en saludables actividades de grupo”. Este capellán cree también que “los homosexuales hubieran sido sanos psicológica y emocionalmente si éstos hubieran participado en las caídas y rudezas de los juegos y peleas infantiles”.

Algunos evangélicos siguen proclamando que las lesbianas y los gays pueden ser transformados en heterosexuales. Por ejemplo, Kenneth Gangel del seminario teológico de Dallas, pretende que: “la propensión puede ser cambiada por el poder de Jesucristo”. Para él, los líderes cristianos que no proponen la transformación completa “limitan el poder del evangelio” (Gangel cita como evidencia el testimonio de un hombre, quien actualmente ha dejado el movimiento “ex gay”, y que en su testimonio admitía fácilmente que se masturbaba pensando en “deseos afectuosos” homosexuales).

Y que decir de Leanne Payne, una heterosexual carismática que dirige Pastoral Care ministries quien llama toda sexualidad entre personas del mismo sexo una “neurosis sexual” (contrariamente a la clasificación diagnóstica de la Asociación Americana de Psiquiatría y de la Asociación Mundial de la salud). Para ella la homosexualidad es “una condición que debe ser curada por Dios” y, por lo tanto, –continúa diciendo a pesar de que la amplia evidencia demuestra lo contrario- “es sorprendentement fácil”.

En algunos evangélicos, tales puntos de vista comienzan a menguar. Hace cinco años Christian Today proclamaba en su cobertura que “Los homosexuales pueden cambiar”. Dos años después, el editor de la revista, Kenneth Chintzer admitía que: “la evidencia es clara en el sentido que tal cambio (de homosexual a heterosexual) es, frecuentemente, no muy exitoso”. Sin embargo él exhorta a toda lesbiana y todo homosexual a “tratar de cambiar su orientación sexual”, o al menos a “ejercitar el auto control y evitar las prácticas homosexuales y vivir una vida de abstinencia”.

El sociólogo del Easter College, Tony Campolo admite que las afirmacionen del movimiento “ex-gay” “siempre fracasan” cuando son examinados de cerca. Admitiendo incluso la posible existencia de “bases biológicas de la homosexualidad” confesando por lo tanto que no se puede esperar que los tales puedan cambiar su orientación. Sin embargo, Campolo milita por el celibato de los gays y de las lesbianas.

Cada vez más, ciertos evangélicos se trasladan completamente hasta reconocer y aceptar la posición de Evangelics Concernedla cual demanda una integración realista de las relaciones entre personas del mismo sexo y la fe bíblica. Ya en 1978, Richard Quebedeaux expresaba en el Worldly Evangelicals: “evangélicos de derecha y de centro quizá continúen diciendo no a las prácticas homosexuales y a la orientación homosexual, pero parece que los evangélicos de izquierda se acercan más a Ralph Blair que a Anita Bryant finalmente”.

Sin embargo, aparentes “causas” y “curas” de la homosexualidad persisten en su confusión y confundiendo la mayor parte de los evangélicos, los fundamentalistas y los carismáticos. Claro, no se necesita demasiado combustible para expresar indignación y prometer “la liberación de la homosexualidad” especialmente si el que promete es un heterosexual que va dejar a Dios el trabajo de realizar la sanidad: Se necesita mucho más que eso para verdaderamente ofrecer una liberación de la homosexualidad. Y no importa sus afirmaciones, es obvio que nadie está brindando tal libertación.

Los reclamos de los “ex-gays” también varían considerablemente. Algunos francamente admiten que, a diferencia de las observaciones de Payne, “La cura de la homosexualidad no es sorprendentemente fácil”. Sabiendo por experiencia propia las batallas diarias y constantes a las que se enfrentan los “ex-gays”, en una entrevista reciente en el St. Paul Pioneer Press, el lider “ex gay” Jeff Ford de Outpost decía que él sigue luchando contra sus necesidades homosexuales, admitiendo que no ha sido “curado” y que duda que ” alguien haya erradicado su orientación sexual” a través de un programa ex gay.

De la misma manera, Frank Worthen, el director de Love In Action advierte en un número reciente de su boletín: “Cuando el sol se oculta y la ropa “desaparece”, los “ex gays” nos enfrentamos a un problema.” Él admite que “durante los meses de invierno”, los “ex gays” tienen una “minúscula posibilidad de victoria”. Él continua su confesión diciendo: “Una de las batallas mas difíciles a la cual los ex gays, hombres y mujeres, se enfrentan es trabajar cuando se siente uno atraído por alguien del mismo sexo”. “Los “ex gays” -continua- son frecuentemente atraídos hacia las personas con las que conviven, mientras se va de compras o se va a la iglesia, pero lo que es especialmente difícil es cuando se es sexualmente atraído por alguien con el que trabajamos o interactuamos en una base regular”. Worthen, que ahora está casado con una mujer, sugiere “reducir el número de contactos con este individuo lo más posible utilizando el teléfono y evitar visitarlo en persona”. Aconsejando también que se busque gente que no sea atractiva. Worthen, Finalmente, dice que los “ex gays” “no deberían auto flagelarse cada vez que se sientan atraídos por alguien”.

Otro “ex gay” se confía a los lectores del The Presbyterian Survey: “Tengo la esperanza que un día seré heterosexual o que un día conoceré una mujer que me ayudará a serlo. Pero mi endurecido lado cínico me dice que el futuro consistirá en el celibato y en una reducción de la tensión sexual. Sin embargo, la tensión permanecerá hasta mi muerte. Eso es lo que pienso será mi futuro”.

Algunos “ex gays”, niegan la realidad. Daniel Roberts de Homosexuales Anónimos (También conocidos como Quest) dice que: “los homosexuales se equivocan cuando se creen homosexuales”, Según esta interpretación pseudo-freudiana, la homosexualidad es en realidad “una ambivalencia hacia el mismo sexo y no un amor por gente del mismo sexo”. “Tal ambivalencia -continua- lleva a la persona hacia la genitalidad cuando es malinterpretada como erótica”.

Otros “ex gays” redefinen sus términos para poder encajar en ellos. Joanne Highley de L.I.F.E. Ministry dice que los cristianos “deben ver la orientación homosexual como lo que es: una mentira. Somos – insiste- verdaderamente heterosexuales”. Con tales argumentos a la flip flop, le es fácil prometer la transformación de la orientación sexual (aunque de antemano debería uno primero preguntarse: ¿Por qué la necesidad de trasformación si de antemano la homosexualidad es una mentira?) De cualquier manera, tal transformación se realiza a través un cambio de identidad: reconociendo que uno es una nueva creación”.

No importa las sobre afirmaciones que se hagan para promover el movimiento: una minuciosa observación de estos -al menos de las letras pequeñas- muestra promesas mucha más modestas. Algunos de los llamados testimonios de liberación ni siquiera se enfocan en la orientación sexual o conducta sexual, ofreciendo ilógicas pruebas de cambio. Por ejemplo, en un artículo titulado Mostrando a los Homosexuales la Salida publicado en la revista conservadora metodista, Good News, el reportero James Robb relata el testimonio de un hombre que “antes era una homosexual practicante y que ahora tiene un ministerio”. ¿De qué manera el cambio de carrera prueba un cambio de orientación? Otro número de Good News publicaba el testimonio de un “antiguo homosexual que ahora es un músico evangélico”. Sin embargo, un análisis del testimonio indica que no importa que musical se haya vuelto este antiguo homosexual, su homosexualidad continua en la forma de repetidas tentaciones.

Otra publicación evangélica publicó el testimonio de Tim Youngblood, quien afirma que: “después de haber aceptado a Cristo comenzé a cambiar” Pero, ¿Qué comenzó a cambiar?: “La manera en la que muevo mis manos y brazos, incluso la manera en la que camino; mi voz se hizo más grave y mi risa cambió”. No se menciona si su deseo por otros hombres haya cambiado y si ahora desea sexualmente a las mujeres y no a los hombres. Youngblood aconseja otros “ex gays” que “busquen un hombre de Dios lleno del espíritu que esté seguro de su imagen personal… Necesitas alguien a quien acudir cuando las cosas se ponen difíciles”. ¿Cómo es posible que esto no sea considerado como una atracción homosexual? Él advierte: “permítete le libertad de caer… vas a tropezar”.

Christian Life magazine publicó un artículo titulado Fui liberada del lesbianismo sobre Marlene Bogle quien ahora es “líder de solteros” en un Centro de las Asambleas de Dios. Bogle dice que “estaba poseída por el lesbianismo, pero que cuando tomó autoridad en el nombre de Jesús contra los demonios de la homosexualidad estos se fueron”. Sin embargo, y evidentemente, su lesbianismo no se fue junto con los demonios. Ella se pregunta en el artículo: “¿Todas mi lucha se termino de la noche a la mañana? No”.

Mientras que al principio “los ex gays” hacen afirmaciones a viva voz sobre sus experiencias personales de transformación, casi siempre, en un momento dado, expresan afirmaciones mucho más modestas. Casi todos los primeros líderes del movimiento que afirmaron ser “ex gays”, han renunciado al movimiento: Guy Charles de LIBERATION en Cristo Jesús, Roger Grind (también conocido como Roger Dean) miembro de Sólo discípulos y consultante para Teen Challenge, John Evans de Love in Action, Jim Kasper y Mike Bussee de EXIT en Melodyland, Greg Reid de EAGLE, Rick Notch de Open Door y muchos otros. Alan Mediger, director ejecutivo de EXODUS, la organización que reagrupa los grupos “ex gay”, reconoce “ que su grupo ha tenido problemas con sus líderes los cuales regresan el “estilo de vida homosexual… cuando un ex-gay está tratando de ayudar a otro homosexual en su lucha la tentación es grande”.

Este Éxodo de líderes “ex-gays” no detiene a ciertas publicaciones evangélicas las cuales siguen publicando y anunciando los testimonios de estos ex ex gays como pruebas de liberación. Actualmente, muchos de los líderes del movimiento nunca han sido homosexuales (Leanne Payne, Robbi Kenney de Outpost y Ron Highley de L.I.F.E. ).

Aparentemente, aquellos “ex-gays” que continúan en el liderazgo del movimiento persisten en su lucha conflictiva entre los deseos homosexuales a evacuar de ellos mismos y la profunda necesidad de relaciones del mismo sexo de cualquier tipo. Andy Comiskey, fundador del grupo “ex gay” Desert Stream en John Wimber’s Vineyard se pregunta en su boletín: ¿Cómo sacar de los deseos pecaminosos nuestras legitimas necesidades de amistad con personas del mismo sexo? –continúa- quizá tenemos miedo de enamorarnos sin esperanza, por lo que nos separamos. Por otro lado, podemos arrojarnos sin reflexionar dentro de una amistad y hallarnos después inmersos en un callejón sin salida emocional y sexual”.

Las preocupaciones de Comiskey han sido una batalla constante dentro del movimiento “ex-gay”, en el cual la preocupación más grande de cada conferencia es que algún ex-gay caiga durante su desarrollo. Como lo dice el líder ex ex gay” Rick Notch: “Escoges un compañero de oración la primera noche, oras con él la segunda y para la tercera tus oraciones han sido contestadas”. Don Baker, en su reciente libro, Beyond Rejection: The Church, Homosexuality, and Hope (Más Allá del Rechazo: La Iglesia, La Homosexualidad y la Esperanza), reconoce que incluso después de un programa recetado de memorización bíblica, “la liberación de la homosexualidad es un proceso lento y agonizante en él cual la posibilidad de caer en cualquier momento en un prolongado lapso de conducta homosexual está siempre presente”.

En pocas palabras, los líderes del movimiento “ex gay” parecen estar escarbando para encontrar cualquier prueba substancial del éxito de sus esfuerzos. Para muchos, esto ha llevado a definir minuciosamente (o redefinir) metas muy reducidas.

Hace algunos años, antes que el líder “ex gay” renuncie abandonando su ministerio en EAGLE (Ex-Active-Gay-Liberated-Eternally), admitió que: ha habido muchos fracasos… Los testimonios de “ex gays” Ex-gay testimonies son “vendidos” antes de estar listos, muchos, de hecho no tienen un llamado genuino”. Évangélicos y gay cristianos ambos están buscando el “folder perfecto” y la heterosexualidad a cargar. Los “ex gays” juegan este juego destructivo: el estandar es NO, sea que han sido “reorientados” o que “han caido”, no más.

Orbi Kennedy ha hecho circular la siguiente directiva a los líderes del movimiento que continúan en el trabajo. “reconoce los que estás ofreciendo… NO estás ofreciendo heterosexualidad… (sino) el poder de vivir el celibato”. Incluso advierte: “evita el titulo de “ex gay”. Sin embargo, dentro del mismo envío postal, envía un panfleto atacando la posición de la Associación Americana de Psyquiatría sobre la homosexualidad declarando en la cobertura del panfleto: “Existe una realidad “ex gay”. Ella misma, la nunca lesbiana Kenney, se ha lamentado largamente de su soledad y la perdida de esperanza de hallar en el movimiento un marido, probando así que los nuevos heterosexuales, no lo son incluso si se casan heterosexualmente: “Vivir dentro del movimiento “ex gay” regularmente significa que sólo conozco y me enamoro de hombres con un pasado gay…. Le he pedido a Dios que Él me traiga a mi vida un hombre que pueda realmente apreciarme como mujer”.

El año pasado, los líderes de varios grupos “ex gay” incluyendo Love in Action, Homosexuales Anónimos, L.I.F.E. Ministries, and Mount Hope, realizaron una conferencia de invierno en la ciudad de Nueva York. Afirmando varias veces que lo que el movimiento ex gay promete no es la transformación de la orientación homosexual a heterosexual, sino uno de dos celibato o casamiento heterosexual, el cual fue recomendado que sea arreglado por una tercera persona y en el cual el contacto genital pueda o no ser agregado en algún momento a la amistad con alguien del otro sexo.

En el verano de 1985, Éxodo tuvo su novena convención. De 54 participantes a la conferencia encuestados, 23 preferían no usar sustantivos para nombrar alguien “libre de la homosexualidad”. En cambio se decía que “se estaba luchando contra la homosexualidad” o “ángel caído”. Frases como “ser hecho libre” y “liberado”, se dijo, “eran términos teológicos que no representan el proceso de cambio que la mayor parte de los grupos enseñan”. Términos ambiguos y no sexuales como “nueva creación”, “imagen de Dios” y “santificado” fueron usados para definir lo que se entiende por “ser transformado”. Ser “ex gay”, dice Doug Houck, fundador de Christian Reformed-backed Metanoia Ministries, no significa “una completa eliminación de la conducta homosexual: contactos homosexuales, masturbación, compra y lectura de pornografía, etc.”

Pero ¿Cómo fue presentada esta conferencia en la prensa cristiana? Según una noticia que apareció en Christianity Today, en la conferencia “había testimonios vivientes que los homosexuales practicantes pueden convertirse en heterosexuales”. Tal retroceso después de haber publicado una editorial clara tres años antes solo demuestra la persistente ambivalencia de los evangélicos cuando se encuentran frente a una realidad que no quieren reconocer.

Richard Lovelace, un presbiteriano conservador, también ha mostrado tal ambivalencia. Hace no mucho tiempo se refirió varias veces en relación a EXIT de Melodyland como la organización “ex gay” más exitosa para llevar a una persona fuera del estilo de vida homosexual”. Ahora que los cofundadores de EXIT han abandonado el organismo para vivir “el estilo de vida homosexual”, Lovelace impulsa Homosexuales Anónimos llamando el enfoque utilizado por su líder Colin Cook, “una pieza maestra de teología…una joya… una perla teológica… una bala de plata contra la maldad”. Extrañamente, Lovelace olvida mencionar que Cook es Adventista del Séptimo Día, un hecho que podría disgustar a muchos de sus conservadores lectores.

De cualquier modo, “la pieza maestra” que Cook dice haber producido está basada en la idea que Dios cuenta al “ex gay” como heterosexual incluso si, “Dios sabe”, que no es todavía heterosexual. Según Cook, el “ex gay” debe afirmar la creencia que “Dios le cuenta toda la plenitud de la heterosexualidad en Cristo”. Es una “Cuenta” y no un “Cambio”. Entonces, claro, Cook admite que los sentimientos homosexuales permanecen. Pero de repente, sin ninguna evidencia o explicación, Cook anuncia en la última página: “Con el tiempo, 80 0 90 por ciento de la fuerza de los sentimientos homosexuales pasa”.

¿De dónde saca estas cifras? Y ¿Cuándo los sentimientos homosexuales pasan? ¿Cuándo el homosexual “pasa” a mejor vida? Cook admitió en una entrevista reciente en el Philadelphia Inquirer que no tiene estadísticas con las cuales hablar de su nivel de éxito”. De hecho en una publicación adventista, él dice: “Muchos cristianos, batallando contra problemas homosexuales, esperan un día, en un vago futuro, finalmente llegar a ser heterosexuales a través de un proceso gradual en la rectitud de Dios trabajando en ellos si tienen fe”. Pero según Cook, esto es un “pensamiento mágico” y una “falsedad bíblica”. El acercamiento de Cook “se enfoca en una plenitud, en una rectitud (y por lo tanto en una heterosexualidad) fuera de sí mismo en la persona de otro, es decir en Jesucristo. Esta plenitud y heterosexualidad en Cristo el homosexual la acepta como suya”. Cook dice entonces que: “se termina así la búsqueda de la heterosexualidad en si mismo”. En ese sentido, los “ex gays” deben orar a Dios por su nueva y no conocida identidad. Tal transformación es difícilmente una perla teológica o una bala de plata, es más bien bisutería y una bala de salva.

Como es ahora verdad sobre el antiguo enfoque sobre el “autoabuso”, el enfoque “ex gay” sería cómico sino fuera trágico. En algunas décadas, los puntos de vista de los Cooks y Lovelaces no será sino una serie de divertidos pies de páginas. Pero algunos, por causa de estos ignorantes moralistas, se perderán de una merecida intimidad a causa del verdadero autoabuso de la soledad, del celibato forzado e incluso de la promiscuidady estarán más allá de la capacidad de gozar del terrenal regalo divino de la intimidad sexual.

Entonces respondiendo Jesús, les dijo: Erráis ignorando las Escrituras, y el poder de Dios. Porque en la resurrección, ni los hombres tomarán mujeres, ni las mujeres marido; mas son como los ángeles de Dios en el cielo.

Fin

Posdata del invierno 1987:

El líder “ex gay” Colin Cook ha sido expuesto por haber tenido relaciones sexuales con algunos de sus con pacientes de sexo masculino durante los últimos 6 años.

La investigación llevada a cabo por el sociólogo adventista Ronald Lawson ha expuesto que un joven de 14 años se quejó de haber sido presionado para tener contacto sexual por Cook durante las sesiones para transformarlo en un “ex gay”. Dichas alegaciones atrajeron la atención del Elder Neal Wilson, SDA presidente en octubre. En noviembre 19 el consejo administrativo del centro de Cook, Quest / Homosexuales Anónimos (HA) votó y aceptó la renuncia de Cook del 3 noviembre y el centro fue cerrado. Sin embargo, se decidió que el centro continuaría en otro lugar sirviendo principalmente por teléfono y correo y no en persona. El consejo administrativo aconsejó “instruir a los HA grupos a ayudar a los individuos a trabajar una caída en el seno del grupo”. Cook dijo que “él había llegado a admitir un cierto nivel de ilusión por el cual me dejé llevar y engañar”. En una letra a los partidarios de HA, el coordinador Dan Roberts se explica que: “las circunstancias que llevaron a Colin a renunciar son el hecho de haber reconocido una serie de episodios de mala conducta sexual durante los últimos seis años”. Más específicamente fue revelado que mantuvo una intimidad sexual con varios pacientes hombres durante las sesiones de terapia -sobre todo masajes desnudos, abrazos eróticos en algunos momentos masturbación mutua. Colin admitió que tales conductas ocurrieron. Roberts continua diciendo que: “caídas o tropiezos sexuales deben ser encarados seriamente ya que estos afectan a todos, pero no debemos dejar que nos destruyan… hemos encontrado que HA no tiene más dificultades sexuales que otros grupos similares”en el movimiento “ex gay”.

Al principio del año 1985 tanto el presidente del consejo de administración de Cook y ejecutivos de Éxodo internacional, la red “ex gay” fueron advertidos de la conducta sexual de Cook con pacientes y durante las convenciones de Éxodo. Robbi Kenney y Alan Mendiger de Éxodo viajaron a Pennsylvania para hablar con Cook sobre el asunto.

Joann Hiley del grupo “ex-gay” L.I.F.E. le dijo a Lawson que “la razón por la cual los líderes de Éxodo no fueron más abiertos sobre …la indulgencia al interior de HA fue que tenían miedo que la ruina de HA podría afectarlos , dada la prominencia de Cook dentro del movimiento”. Según Lawson: “Colin me dijo que al interior de los grupos “ex gay” el mismo sentimiento y las mismas impropiedades sexuales entre líderes y pacientes ocurren también, pero que HA es más abierto al respecto”. Esto es, claro consistente con reportes de varios antiguos líderes del movimiento “ex gay”. A decir verdad, en noviembre 14 un memorando interno del consejo administrativo de Éxodo admitió que “los tropiezos sexuales” han ocurrido aún al interior de su consejo agregando que: “no negamos que tales líderes hayan caído”. El memorando, confirma que: “Éxodo cree que sobre todo (los cargos contre Cook) representan una imagen clara… es un golpe serio contra todos “ El memorando plantea la pregunta: “¿Cómo esto pudo haber pasado?” y concluye diciendo que se trato de un caso de falta de “confianza” al interior del movimiento. Y persiste en afirmar que sin embargo “que el Señor nos ha rescatado de la homosexualidad” (incluso si) el camino pueda ser largo y duro y algunos de entre nosotros tropezamos” .

En 1985, Cook escribió: Homosexuality: An Open Door? Publicado por SDA. LA SDA, Christianity Today y Richard Lovelace del seminario Gordon-Conwell han sido de los más ardientes promotores de Cook. LA SDA financió a Cook. Christianity Today anunció sus seminarios para personas que desean ser libres de la homosexualidad, recobrarse (y) sanar” incluso si el mismo Cook repetidamente afirmaba que el cambio de la homosexualidad a la heterosexualidad es un ilusión. Cook siempre insistió que los “ ex gays” simplemente reclaman para si la heterosexualidad de Cristo mientras continúan luchando contra las tentaciones homosexuales. Lovelace empujó la terapia de Cook “como la más desarrollada y segura fuente de ayuda para los homosexuales que he conocido” llamando al libro de Cook una pieza maestra de teología … una joya… una perla teológica y una bala de plata contra el mal “Blair la llamo bisutería y bala de salva” .

Los cristianos que se oponen a los gays no fueron los únicos que le dieron publicidad. A pesar de que fueron informados de sobre la conducta sexual de Cook, los productores de The Phil Donahue show presentaron de nuevo el show de Cook (con Hiley y Fran Worthen) el 19 de diciembre y el número de teléfono de Cook apareció sobre la pantalla a través de la nación. Uno de los productores del show dijo reteniendo la importancia del entretenimiento en su toma de decisiones : Fue un buen show.

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Hola, gracias por pegarte el trabajo de pegar un artículo tan largo. Una de las cosas que me preocupa de esta manera de ver las cosas, es que se equipara al homosexualismo con diferencias de raza o de género, pero se olvida olímpicamente que la homosexualidad o los deseos homosexuales son mas bien síntomas de otras cosas.

    En todo caso, soy un hombre cristiano, líder de una iglesia, con trabajo secular de tiempo completo, soltero, y atraído por gente de mi mismo sexo.

    Ahora bien, cada vez que hay ex-gays que “caen” se arma el gran escándalo, pero acaso los heterosexuales no “caen” también?

    Francamente, luego de varios años en este proceso, de buscar a Dios y entender las cosas a la luz de la Biblia y de consejeros cristianos (no es terapia reparativa), pienso que la iglesia debería permanecer como el baluarte de la verdad bíblica, por políticamente incorrecta que ésta sea.

    Dios te bendiga ricamente!

    Me gusta

  2. Alejandro dice:

    Gracias por tus palabra. Es cierto, todos caemos o podemos caer. Ahí no estriba para mí el problema, mi objeción con el movimiento ex-gay es en lo que se ha convertido: un movimiento político-religióso que tiene más en cuenta la teoría que el individuo, yo conocí someramente Exodus internacional en los 80 cuando estaba en México y les pedí ayuda para cambiar y volverme heterosexual. No es el momento para conter lo que pasó ( no pasó mucho de hecho), pero lo que puedo decir es que despues de 20 años, esa organisación, por que ha sufrido varias caídas, se ha endurecido en su acercamiento al individuo. Por ejemplo, como miembro de Amnistía Internacional y como ex(je)-psicólogo (estudié psycología en otra vida) sé que la modificación de la conducta no es cambio de orientación sexual y que forzar a un puber o adolescente, como frecuantemente sucede, a participar en grupos y terapias de conversión al final es contraproducente y si Éxodo no se cuida tal sitiación le puede explotar en sus manos (Hay organismos de derechos humanos que están vigilando esto de cerca)
    Ahora bien hasta aquí estoy hablando en un nivel grupal: lo que el movimiento estó haciendo en tanto que grupo. Obviamente, en él existen individuos con el ferviente deseo de agradar a Dios. Y extender la crítica de un grupo a cada individuo que lo forma sería erróneo dado que no conozco las motivaciones de cada uno. Ni tampoco los resultados. Por qué creo, y no es en esta respuesta en donde debo explicar esto pero lo haré más adelante, que debe de haber, como en todo, gente que ha salido beneficiada por dierentes motivos, del movimiento ex-gay.

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s