Destruyendo al enemigo

Constantemente me he preguntado sobre mis intenciones cuando escribo un artículo o cuando traduzco – y pirateo en cierta medida- un artículo o video que ha aparecido en otros medios o blogs. Por un lado, con mis artículos personales, quisiera mostrar que se puede vivir como cristiano siendo gay y que esto no implica ni hacer una édición – cortar, anular, borrar- de ciertos pasages bíblicos, ni vivir sin la comunión divina; sin la certeza da la presencia de Dios en mi vida. Por otro lado, quiero resaltar y hacer pública cierta información que circula, en un cierto grado, libremente en los medios de comunicación anglófonos sobre las realidades y los matices del movimiento ex-gay, información que no estan al alcanze de los cristianos evangélicos hispanófonos que no conocen la lengua inglesa.

Pero de este segundo punto, me pregunto: ¿Hasta dónde llegar? ¿Qué escoger como información y cuál no? Pero lo más importante : como tratar a los que piensan y hacen lo contrario? ¿Cómo no crear una imagen distorsionada- o monstruosa- del otro mientras se señalan sus errores ?

Una respuesta a mi pregunta fue dada recientemente en un artículo en el blog Ex-Gay Watch, artículo firmado por Timothy Kincaid. He aquí, otra vez, mi pirateo, bien intencionado, del trabajo de otros:

Destruyendo el enemigo
Publicado en febreo 19 del 2007 por Timothy Kincaid.

Un aspecto de la guerra es lidear con el enemigo, aquellos que tratan de hacernos mal. Todos sabemos que en la guerra los enemigos deben ser destruidos sin compasión ni dudas antes que ellos nos hagan lo mismo. Un milenio de guerra nos ha mostrado que la mejor manera de mantener a las tropas deseosas de pelear es deshumanizar al enemigo. No dejarlas simpatizar o verse ellas mismas en el enemigo porque si lo contrario ocurre no estarán listas a acabar con él. Desafortunadamente, estas reglas se aplican también a las guerras culturales.

Podemos ver las tácticas de deshumanisación en el lenguaje adoptado por los ministros ex-gay y sus aliados políticos anti-gay. Quienesdistribuyen la falsa imagen de los gays como infelizes y sucios monstruos sexuales incapazes de amar actuando bajo una agenda que busca la destrucción de la familia y del cristianismo; Es fácil negar a quienes pensamos depravados los mismos derechos y privilegios que uno tiene y goza.

Desafortunadamente, los miliantes pro-gay dentro de este debate también emplean estas tácticas frecuentemente. A veces podemos cambiar la crítica del mensage (y dentro de éste hay bastante que criticar) y comenzamos a criticar el mensajero. Tal es el caso con los comentarios recientes de Wayne Besen al respecto de Chad Thompson en su blog donde dice:

No sólo Chad se viste como un andrajoso y parece que necesita bañarse, también habla hipócritamente a través de los dos lados de su boca.

No es la primera vez que Wayne se pone demasiado personal en sus ataques contra Chad :

En su mundo, Dios juzga al ser humano por sus pectorales y no sus oraciones. Si eres demasiado viejo, gordo o no suficientemente “cool” parecería que no puedes entrar en Su Club bíblico estilo” BEL AMI”.

y

¿Sabes lo que más me irrita de Chad? En la página principal de su sitio web aparece vestido como un adolescente en un rave. Pero si uno se adentra dentro del sitio uno puede ver las patas de gallo en su cara. Claramente ya no es un adolescente. Su falsa actuación de chico fresa es sólo una manera barata y innoble de recrutar jóvenes dentro de su turbio ministerio.

No estoy de acuerdo con la teología y el ministerio de Chad. Para mi, su idea de amar a los homosexuales como Jesús lo habría hecho incluyen un activismo social y cultural que es contario a las enseñanzas de Jesús y me pareceque su “amor” consiste en un poco más que poner una cara bonita en las actitudes y conductas de odio anti-gay.

No obstante, esto no autoriza atacar los amigos de Chad, su persona y su apariencia. Su estilo podrá ser mucho más desaliñado que el mío, pero comentarios sobre su selección de ropa no son adecuados. Quizá estoy llegando a la edad en la cuál tales comentarios me irritan, pero chismorreos sobre sus pata de gallo son francamente ofensivos.

Parecería que estoy atacando Wayne. Esta no es mi intención. Wayne no es probablemente más culpable de esto que lo que yo he sido a veces.

Pero en esta continua discusión sobre sexualidad, libertad, egalidad, religión, valores y de como estos influencian a ciertas personas a esforzarse por cambiar su orientación sexual, somos mejores servidos, creo, cuando cesamos las peleas y nos comunicamos . Y esto es mas efectivo cuando se desafía el mensaje y no el mesajero .

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s