Son los homosexuales mis prójimos (1)

He aqui otra traducción. Esta vez sobre una charla dada por dos ministros cristianos con puntos de vista divergentes sobre la homosexualidad. Por un lado, Tony Campolo, quien cree que todo homosexual debe permancer célibe y, por otro lado, su esposa, Peggy Campolo quien cree en el Matrimonio gay. Ambos son un ejemplo del hecho que se puede vivir juntos a pesar de las divergencias. Como la charla es demasiado grande la voy a publicar en varias partes.
Traducción de la transcripción del video sobre una charla llevada a cabo en la capilla del Colegio North Park el 29 de febrero 1996.

Tony Campolo:

Estoy contento de estar aquí con ustedes y también Peggy lo está. Esperábamos este momento con anticipación. Antes que nada tengo que anunciarles que somos dos personas en desacuerdo. Tenemos visiones muy distintas sobre este tópico. Por ejemplo, yo creo que la Biblia no permite el Matrimonio entre personas del mismo sexo. No creo que las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo sean permitidas si se lee la Biblia com yo lo hago. Peggy cree en las relaciones monógamas. En pocas palabas, ella sostendrá la creencia que dentro del marco del cristianismo evangélico, el Matrimonio gay es posible y va tratar de hacer valer este punto de vista.

Para empezar diré que ambos somos evangélicos. Voy a definir lo que esto quiero decir. Esto significa que ambos tenemos una gran, gran estima de las Escrituras. Tomamos muy, muy en serio la Biblia. Por lo tanto lo que Ésta diga sobre este asunto no lo pasamos de largo como si perteneciera a épocas arcaicas y no fuera aplicable actualmente.

Segundo punto. Creemos en las doctrinas descritas en el Credo de los Apóstoles, el cual resume nuestra fe: Creemos en Dios, el Padre Todopoderoso creador del cielo y de la tierra, creemos en Jesucristo, creemos en Su muerte en la cruz, creemos en Su resurección, creemos en Su segunda venida. Cremos en todas estas doctrinas esenciales de la fe cristiana.

Tercer punto. Ambos creemos que ser cristiano implica una relación personal con Jesuscristo, hablar con Él, Él -tu sabes- te invade, te posee y te transforma. Estas son las cosas que tenemos en común.

Ahora, este es el aspecto que nos divide, como lo dijo el capellán. Aspecto que es imposible de evitar. Ha estado en los encabezados politicos este año a causa de los argumentos contra el presidente Clinton de la parte de muchos cristianos evangélicos, particularmente aquellos que forman parte de la Christian Coalition, quienes dicen que debería renunciar por tener un punto de vista liberal sobre la homosexualidad.

Se ha hablado de este aspecto en casi todo debate político en los Estados Unidos. Y está dividiendo las denominaciones. Toda denominación mayor que conozco : Presbiterianos, Bautistas, Metodistas han tenido que enfrentar este dilema. Han votado. Esta año vamos a ver quiza grandes separaciones dentro de nuestras denominaciones, grupos abandonándose, separandose. Hemos visto iglesias que han sido excomulgadas, que han sido echadas de las denominaciones. Se ha convertido en un punto decisivo.

Marc Knoll de la Universidad de Wheaton, del que pienso que es uno de los más sofisticados intérpretes de la realidad social, dice que el evangelismo nunca se ha definido en términos de teología, en términos de creencia, sino en términos de políticos.

Pero, ¿qué significa ser un fundamentalista evangélico? En los días de la Guerra Civil, era el hecho de oponerse a la Esclavitud. La mayoría de los fundamentalistas estaban tan en contra de la Esclavitud que se separaron de las denominaciones existentes porque éstas tenían miedo de expresarse claramente contra ella. Con los años las cosas cambian. Actualemente lo que te define como evangélico es lo que tú piensas tanto en relación a la homosexualidad como en relación al aborto. Hoy estamos tratando sólo uno de estos puntos. Uno es suficiente.

Divergimos en esto y la razón por la cual me gusta hablar al respecto es que de esta manera manifestamos que tenemos algo que decir, algo que es más importante que cualquier cosa que digamos con palabras del simple hecho de estar aquí y esto es es, que es posible para dos personas que difieren intensamente sobre un punto crucial no divorciarse. Es posible para dos personas que tienen agitadas discusiones durante la comida y que tienen interesantes intercambios de ideas sobre un asunto importante, decisivo –este no es asunto menor, este es algo mayor-, y aun así seguir juntos en una relación amorosa. Y quisiéramos que, de todo lo que vamos a comunicarles, sobre todo comunicarles que es necesario respectarse mutuemente más allá de las diferencias, amarse y reconocer que todos debemos estar juntos, incluso si no estamos de acuerdo en sujetos importantes como éste. No dejemos que un dilema destruya nuestra hermandad, que nuestras diferencias de opinion no nos separen. Seamos uno en Cristo Jesús porque vamos a tener que pasar através de este dilema. Dentro de 100 años, creo, éste sera solucionado. Mientras tanto sigámos juntos.

Me gusta este formato de una esposa y un marido que se preocupan uno del otro y que tienen divergencias. También porque así se esboza lo que trato de decir sobre el Matrimonio cristiano. Algunos hermanos estan molestos conmigo porque, como lo dijo un evangelista de televisión, Tony Campolo no tiene a su esposa en sumisión. Lo cual básicamente significa que si eres marido y esposa, la esposa debe someterse a cada idea que el marido tiene o sino irán al infierno, derecho al infierno. Bueno, no creo en esto. De hecho, pienso que una unión cristiana debe permitir el diálogo honesto entre iguales. Hay ciertas cosas que tenemos que decir y ésta es una de ellas.

Primero, como Sociólogo, que es lo que soy, trabajé sobre un análisis de la homosexualidad cuando era miembro de la facultad en la Universidad de Pennsylvania del ’65 al ’75. Hablé con mis colegas, los escuché, me entrevisté con alrededor 300 personas homosexuales y encontré que había ciertas verdades universales.

Entrevisté sólo a homosexuales masculinos así que puedo decir solamente que estudié a este grupo. De los 300 homosexuales masculinos a los que entrevisté, nunca encontré uno que eligió serlo. Eso, tengo que decirlo abiertamente. ¿ok?

Podemos discutir sobre las causas de la homosexualidad. Déjenme también agregar que nadie sabe cuáles son las causas de la homosexualidad. Sé que se consiguen ciertas publicaciones religiosas que hablen de esta causa y de esta otra. Todo científico con el que hablado sobre este problema dice que nadie sabe cuáles son las causas. Algunos hablan de genética. Otros hablan de biofísica. Los hay que hablan de factores sociológicos, psicológicos. Nadie sabe. los expertos dicen, la mayor parte, que existen una variedad de factores interactivos que crean la homosexualidad y que no hay dos personas que son homosexuales por la misma razón. No sabemos qué lo causa. Sabemos esto: que por lo menos por los varones a los que entrevisté la huella del establecimiento de la orientación ocurrió tan temprano en el desarrollo psicosocial del individuo que este no recuerda haber tenido una opción. Esto es importante porque seguido escucho la retórica que si se ora y se ruega y se arrepiente y le da la espalda al pecado, Dios te honorará y todo volvera a la normal.

Y ése es mi segundo punto. También sabemos que hay muy, muy pocos casos de gente que ha cambiado realmente su orientación. Me entrevisté con un número significativo de homosexuales que dicen haber sido sanados y les hice una pregunta simple. Ésta es la pregunta: ¿tienes aún fantasías sexuales? Todos en este grupo, excepto el Dr. Horner, tienen fantasías sexuales. Todos aquí tenemos fantasías sexuales. De hecho, antes de que esta charla termine, según un estudio, el varón promedio tendrá tres fantasías sexuales.

Es por esto que me gusta hablar en capilla: ¿Dónde puedes traer tanto placer a tanta gente en un período de tiempo tan corto?

La verdad es que plantee la pregunta: ¿Cuándo fantaseas lo haces homosexual o heterosexualmente? Recibí la misma respuesta: fantaseo homosexualmente. ¿Bien, cómo puedes decir que no eres homosexual? Por lo que no estoy convencido de que el cambio sea tan fácil como algunos de los televangelistas dicen.

De hecho, voy a discutir, desde mi punto de vista evangélico y conservador que lo que realemente debemos hacer como Iglesia es proporcionar una marco que ayude a nuestros hermanos y hermanas a permanecer célibes si lo quieren. Necesitamos orar por ellos. Apoyarlos, darles ánimo. Espero que llegamos al momento en el cual al menos podamos ser generosos para con los homosexuales como lo hemos sido par con los alcohólicos. Hubo un tiempo en el cual los alcoholicos no podían ser aceptados en la Iglesia sino decían abiertamente: “No soy más un alcoholico”. Ahora un alcohólico se levanta y puede decir sin pena: “Esto es lo que soy. Estoy luchando con este problema cada día y no sería capaz de hacerlo sino soy honesto y sin el apoyo de otros”.

La única razón por la que hago esta analogía es porque no estoy seguro que quiero utilizar el término enfermedad. Por lo que no voy a utilizar este concepto. En esto estamos de acuerdo, en que no es una opción. También estamos de acuerdo que en un abrumador número de casos, por favor siempre hay alguien que ha cambiado, no estoy diciendo que es imposible, estoy diciendo que lo que espero es que hay gente que es gay y cristiana y que probablemente van a continuar siendo gays.

Los exhorto al celibato porque tengo ciertos problemas. Lo que dicen las Escrituras. Por ejemplo este pasaje: Levítico 18:22, Levítico 20:3. Ustedes conocen estos pasajes del Antiguo Testamento. Hay que comprender que éste no es un buen caso, Romanos 1 es uno, pero el Antiguo Testamento no lo es porque éste divide las leyes en dos tipos: Morales y lo que llamamos Código de Pureza. Este es lo que actualemente conocemos como Leyes Kosher, y si se lee el Antiguo Testamento se encontrará que hay muchas Leyes Kosher, sobre lo que uno debe comer o no debe comer, sobre el tipo de ropa que uno debe vestir. Todas estas cosas han sido abolidas.

Sin lugar a dudas cuando Cristo vino y cuando Pedro predicó, las Leyes Kosher fueron puestas de lado. No prácticamos esta leyes como lo hacen nuestros amigos Judíos ortodoxos. Y los estudiosos, incluso los más conservadores, aceptan que el tipo de leyes que tratan sobre la homosexualidad en Levítico caen dentro del tipo de Leyes Kosher. De hecho, vienen después de la ley que dice que quien tocar la piel de un cerdo muerto es abominación, lo que pone en duda la validez del Super Bowl. Como se puede ver tenemos que lidear con la artillería pesada.

Por otro lado, hay un pasaje en primera de Corintios 6 :9. Nadie sabe qué significa esta palabra. Es interesante decir que hasta el siglo 14 se traducía como masturbación. El pasaje en primera de Timoteo 1 :10. Este pasaje en particular se refiere a una práctica específica en la cual muchachos jóvenes eran castrados de manera a mantener su aspecto feminino y sus caracteristicas infantiles para explotarlos sexualmente. Esto no cae en ninguna manera dentro del concepto de dos adultos que inician un compromiso.

Lo que nos regresa a Romanos, el primer capítulo, el versículo 26 y los siguientes. Y aquí está claro que las relaciones homosexuales de natura física, que la gente que entra en este tipo de relaciones están viviendo contrariamente a las enseñanzas de la Biblia. Existen varios argumentos sobre lo que realmente quiere decir primera de Romanos : 26.

Mi argumento es este: se puede discutir sobre este enfoque o este otro, pero en hermenéutica, que es el estudio de los escritos, se tiene que tomar en serio algo, y este algo es la Iglesia. La Iglesia Católica ha comprendido esto mejor que la Iglesia Protestante. Existe esta hermandad de seguidores de Cristo que comienza en los tiempos de Cristo y que llamamos la Iglesia de Cristo. Creo que la Iglesia habla con autoridad. La única diferencia que tengo con la Iglesia Católica es la manera en que ellos definen a la Iglesia. Ellos la ven de una manera institucional. Yo la veo como los individuos que aman a Jesús Cristo y que tienen una relación personal con Él. A través de las edades, casi dos mil años, la Iglesia ha leído el primer capítulo de Romanos, gente que conoció a Pablo personalmente, escribieron sobre lo que Pablo quiso decir cuando escribió este pasaje en el Doudece por ejemplo, en los escritos de los Padres de la Iglesia se encuentran ciertas declaraciones: “Esto es lo que Pablo dijo, Esto es lo que Pablo quizo decir”.

Cuando una interpretación de las Escrituras ha estado circulando por más de 19 siglos, creo que es un poco arrogante venir y decir: “Todos los Santos a través de la historia, la Iglesia históricamente se equivoca”. Tengo una nueva interpretación de lo que dice Romanos capítulo 1 y voy a dejar la tradición de la Iglesia aparte”. Creo que como cristianos todo se reduce a lo siguiente : Romanos capítulo 1. Aquí doy la palabra a mi esposa.

Peggy Campolo:

Gracias. Me gustaría hacer ver que Pablo escribió la épistola a los Romanos en la ciudad de Corintio en la cual la religión prevaleciente era la adoración de Afrodita. Afrodita era hemafrodita con ambos órganos sexuales y en su adoración la gente jugaba el papel opuesto a su género llevando a cabo orgías con prostitutos del mismo sexo que estaban disponibles en el templo. Era contra estas orgías que Pablo escribió el primer capítulo de Romanos. Hay una conexión clara entre idolatría y prácticas homosexuales en Romanos capítulo uno, por lo que lo que Pablo dice aquí no puede ser aplicado al tipo de relación establecida por una pareja monogámica homosexual que se ama y que establece un compromiso a vida. No creo que es un uso apropiado de la Biblia. Algunos, incluyendo mi esposo, dicen que aquellos que creen lo mismo que yo en relación a Romanos uno estamos estirando el pasaje para hacerlo encajar con nuestras creencias iniciales. Ellos dicen que es arrogante declarar que 19 siglos de historía de la Iglesia y de la tradición cristiana es errónea. Quisiera recordarles todos esos años de la Tradición que apoyó la interpretación de Timoteo 2:11 y 12 que prohibía el liderazgo femenino dentro de la Iglesia. Sabemos lo que los Padres de la Iglesia dijeron porque las madres de la Iglesia no tenían voz. Tony: Es escurrudiza, muy escurridiza. Peggy: Y quisiera en algún momento leerles el primer capítulo de Romanos sobre la idolatría orgiástica pagana y preguntarles si estos versículos no les parace describir más bien dichas orgías que la vida doméstica de parejas lesbianas y gays contemporáneas o, por ejemplo, el ministerio de un pastor gay que conozco y que ha vivido una relación monogámica durante 44 años. Este es, como Tony lo dijo, el punto, el punto básico en el cual diferimos. Pero me gustaría decirles en lo que estamos de acuerdo. Tony y yo estamos de acuerdo que la orientación homosexual no una opción y creemos que los homosexuales no deberían permanecer en el closet para formar parte del Cuerpo de Cristo. Nos entristece profundamente que la Iglesia no haya hecho un mejor trabajo para integrar la los homosexuales y estamos enojados a causa de las mentiras que han sido dichas sobre los gays y las lesbianas por algunos líderes de la Iglesia. El resultado de esto es frecuentemente el maltrato y una gran injusticia y ambos, Tony y yo, oramos por que la Iglesia se arrepienta de este pecado. Tony y yo estamos de acuerdo que el término estilo de vida homosexual en singular es un error y no debería ser usado porque existen muchos estilos de vida homosexual como existen muchos tipos de vida heterosexual. Por ejemplo, Madonna y yo somos mujeres heterosexuales pero no se puede decir que nuestro estilo de vida es el mismo. Al menos no creo que se pueda. Ambos, Tony y yo, nos oponemos a estilos de vida promiscuos en los cuales se utiliza y se desecha al otro, tanto heterosexuales como homosexuales. Quisiera comenzar contandoles mi historia, sobre cómo llegué a tener estas creencias y este ministerio haciendo tres afirmaciones: Uno, vivir en el closet es terrible, dos, la gente que vive en el closet lo hace porque tienen miedo de no ser aceptados o amados si son honestos sobre lo que son y tercero, los homosexuales no son los únicos que viven en el closet. Mi periodo en el closet comenzó cuando tenía nueve años y duró 38 hasta que cumplí 46. Esto fue hace 11 años, por lo que ya saben mi edad. Era la costumbre en la iglesia bautista en la cual crecí que el pastor hablará en la escuela dominical con los niños de nueve años sobre hacer una profesión de fe, ser bautizados y unirse a la Iglesia, me imagino que algunos de ustedes asistieron a iglesias que hacían la misma cosa. En teoría, en mi iglesia cada niño era libre de no hacer esto pero en realidad, para mí, la hija del pastor, si era honesta y admitía que no conocía a Dios, sería la única en rechazarlo y, me parecía, rechazaría a mi papá también. No me tomo mucho decidir qué hacer. Mi papa, pensaba yo, sería feliz si me declaro cristiana, tambien lo serían todo el mundo que quería y a amaba, por lo que me dije que quizá todo esto del cristianismo no era más que una cosa parecida el cuento infantil: “La nueva ropa del emperador”, que todo el mundo pretendía conocer a Dios, porque la idea de su existencia era tan positiva que nos llevaba a comportarnos bien uno con otro. Lo que no me parecía mal del todo. Pretendí aceptar a Jesús, a quien no conocía, y desarollé un enorme talento para evadir preguntas directas dando respuestas que daban una falsa impresión escogiendo minuciosamente mis palabras. Esto es vivir en el closet, como mis hermanos y hermanas gays y lesbianas lo saben muy bien. Me acuerdo haber respondido a la pregunta: ¿Cuándo te convertiste en cristiana? Diciendo: “Fui bautizada cuando tenía nueve años?”

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s