1 Corintios 6:9 y 1 Timoteo 1:9-10. (2)

Primera parte de este artículo

En la primera parte vimos varias traducciones de estos dos pasajes. Si agregara a éstas otras traducciones, en francés y en inglés por ejemplo, la variabilidad sería más evidente. El propósito de esta acción es plasmar las dificultades para traducir los dos términos en questión. En comparación, los otros pecados en estos dos pasajes han sido traducidos con regularidad y no plantean ningún problema. Esto quiere decir que entre nuestra concepción de lo que es un homosexual y a lo que estas dos palabras se refieren existe un profundo abismo contextual y cultural que no ha sido fácil de cruzar.

Pasemos a analizar estos dos pasajes.


Lista de vicios o pecados.

Como vimos, estos dos pasajes son en sí dos listas de pecados o vicios. A diferencia de una narración o de una parábola, una lista de palabras no nos ofrece mucho contexto para poder apoyarnos al traducir o analizarlas por lo que debemos ser cautelosos y tomar los siguientes puntos en cuenta.

1) La especificidad de una lista

Como lista, ¿estos dos pasajes enumeran pecados que deben ser considerados dentro de una jerarquía superior a otros, suerte de pecados capitales, indelebles a través de los siglos? No, puesto que las dos listas difieren entre ellas y difieren con otras listas de pecados en la Biblia. Más bien, Pablo retoma ciertas conducta pecaminosas de uso corriente por los habitantes de las ciudades a las que sus épistolas eran dirigidas- o para Timoteo; pecados bien comprehensibles e identificables para el lector contemporáneo a Pablo con los cuales ejemplificar la manera en que la lujuria, el abuso de otros y de sí mismo se manifestaban en aquellas épocas. En nuestros días, seguramente hablaríamos de otros pecados, como la pornografía, el aborto, la drogas, etc.

2) El paso del tiempo

Hay que tener cuidado al leer conceptos que nos vienen de épocas pasadas porque se corre el riesgo de interpretarlos de manera distinta al propósito original. Sin ir más lejos, la palabra gay que viene del inglés y que quiere decir alegre, ahora es utilizado únicamente como sinónimo de homosexual. Nadie de habla inglesa “en su sano juicio”, a menos que se sea “gay“, va a decir soy o me siento gay (alegre), más bien va utilizar otra palabra como Happy, por ejemplo.

Imaginemos un joven de habla inglesa que nació en la década de los ochenta, seguramente la única significación que tiene de gay es la de alguien que es homosexual. Un día este joven lee en su guía de televisión que esa noche van a pasar la película del famoso bailarín Fred Astaire llamada The Gay divorcée. Obviamente este joven creerá que se trata de la historia de una lesbiana divorciada cuando en realidad la pelicula trata de una “Divorciada alegre”.

Imagínate lo que será el futuro, dentro de diez años cuando el uso de gay para identificar alguien alegre habrá desaparecido y, entonces, cuando alguien sin el conocimiento adecuado se enfrente, en una lectura, al uso de gay en su acepción “arcaica” de alguien alegre seguramente tendrá una mala idea de lo que un texto quiere. Eso es lo que puede pasar con palabras antiguas que se refieren a situaciones, acciones o ideas que no son más en uso o por las cuales el significado a cambiado.

Volvamos a nuestra versión Reina Valera y a la traducción de Malakoì como “afeminado”. Cualquier hermana que lee esto seguramente tendrá en mente, y va a sentir compasión, del peluquero o el cocinero de la esquina, amigo suyo y que posiblemente, si no se viste de mujer, es un poco amanerado. Pero hay que preguntarse : ¿Era para señalar a este tipo de personas que Pablo utilizó Malakoì ? Según los académicos expertos en la lengua griega, es posible que se haya traducido esta palabra como “afeminado” haciendo referencia a cierto tipo de prostituto masculino “a la moda” durante la civilisación greco-romana, prostituto que, por guardar su aspecto joven e incluso adolescente, se depilaba y adoptaba una actitud que podríamos catalogar de andrógina  algunos dicen que incluso se trataba de esclavos a los que se castraba para que guardaran una apariencia femenina y quienes eran usados como prostitutos). Como se puede ver, esto nada tiene que ver con un gay- según lo entendemos ahora- y ni siquiera con un transexual, se trata mas bien de un tipo de prostitución. De hecho ciertas traducciones utilizan el término catamita para traducir Malakoì.

Es por esto que es necesario volver a estas dos palabras y bien comprender el concepto que ellas encierran.

Malakoì

Esta palabra griega está presente en 1 Cor 6:9, pero no en 1 Timoteo 1: 9-10. Es una palabra que era de uso corriente en griego y que puede ser usada como adjetivo (para nombrar las características de algo o alguien) o como sustantivo (para nombrar a algo o a alguien). Literalmente quiere decir “suave“. En la Biblia es usada con frecuencia para mencionar alguien enfermo o debilitado o para hacer énfasis en lo delicado de ciertos ropajes. Pero en sí no tiene ninguna connotación sexual. Sin embargo, sí tiene un uso “negativo” puesto que puede ser utilizada para hacer referencia a alguien de poca moral, voluble (en un sentido moral), alguien que no es íntegro moralmente o sin autocontrol. ¿Por qué entonces traducirla dándole un sentido sexual: afeminado masturbador, catamita, sodomita, etc.? Por su proximidad a la otra palabra: Arsenokôitai.

Dado los pocos recursos contextuales que se tiene, como ya vimos, en una lista de palabras, el establecer vínculos o categorías dentro de ellas ayuda a comprender mejor su posible significado.

Para la mayoría de académicos, existe un vínculo entre Malakoì y Arsenokôitai

Arsenokôitai

Esta palabra es la clave del debate. Por un lado, porque se encuentra en la Biblia solamente en estos dos pasajes y, por otro lado, porque su origen es nebuloso y porque ha sido usada poco en griego, la mayor parte dentro de textos derivados de estos dos pasajes por lo que, para algunos académicos, fue Pablo quien la acuñó o si no, serían los judíos de habla griega (quienes se encontraban esparcidos en todo el Imperio Romano y quienes en realidad eran más numerosos que los Judíos que vivian en Palestina).

¿De donde surge esta palabra? La mayoría estima que proviene de la helenisación de la antigua condenación levítica (Levitico 20 :13) : No te acostarás con hombre como con mujer. En efecto, si se lee la Septuaginta (la más antigua version griega de la Biblia) se puede ver esta traducción al griego del texto hebreo de Levítico 20:13: Kai hos an Koimethe meta arsenos koiten gunaikos…..

Ahora bien, ¿Cómo debemos tomar esto? ¿Estamos frente a la antigua condenación de la ley o frente a una nueva palabra compuesta que, como tal, puede significar otra cosa que el conjunto de elementos que la forman. A parte de esto, ¿por qué acuñar una nueva palabra si el griego ofrece, a diferencia del hebreo, varias palabras como: paiderastai, paidika, arrenomanes, etc. Y por último: ¿ Se trata de una condenación de toda conducta homosexual -e incluso del hecho de serlo o de confesar serlo- o de una conducta particular?¿Qué debemos asimilar para nuestra época de esta palabra?

Analizemos ahora con más detalle la palabra griega Arsenokôitai.

En primer termino debemos considerar que se trata de una palabra compuesta. Sus elementos son, en primer término Arseno- que quiere decir hombre (en el sentido de género masculino y no en el sentido de Ser Humano) y en segundo termino -kôitai que quiere decir yacer (acostarse) en un sentido sexual.

Tomados estos dos elementos en conjunto estaríamos ante una palabra que quiere decir hombre que se acuesta o que realiza el acto sexual; que penetra. Pero esta definición no implica ninguna orientación sexual específica. Agregemos a esto que una palabra compuesta no siempre es igual a la suma de sus partes. Por ejemplo un portavoz, no es alguien que porta (que lleva, que trae consigo) la voz, sino una persona que está autorizada para hablar en nombre y representación de un grupo o de cualquier institución o entidad. Otro ejemplo sería la palabra homosexual que en griego quiere decir el mismo sexo, sin ninguna connotación de orientación sexual o identidad de género, pero que le hemos dado el significado de orientación sexual: de aquellos que se sienten atraídos, física, emocional y sentimentalmente hacía los miembros de su mismo sexo.

Como dijimos anteriormente, Arsenokôitai se encuentra en la Biblia únicamente en estos dos pasajes. En lo que se refiere a otros documentos en griego, la encontramos raramente, y la mayoría de la veces en lo que parecen listas de vicios derivadas de las listas de vicios.

Ahora bien, la podemos encontrar fuera del contexto de escritos cristianos y en estas ocasiones -pocas- hace referencia a conductas homosexuales abusivas y de explotación del otro (mencionando el mito griego del rapto de Ganímedes, por ejemplo). Los académicos que debaten el significado de esta palabra han ofrecido las siguientes posibilidades:

Hace referencia a ciertos rituales romanos que incluían conductas homosexuales, de ahí el hecho que se retome la condenación judía puesto que los judíos  execraban los rituales romanos idolátricos y orgiásticos;

Podría referirse a cierto de prostituto masculino que, a diferencia del afeminado (Malakoi), sería un prostituto “activo” tanto con hombres como con mujeres o en otros casos únicamente con hombres pero estableciendo una relación contínua con un hombre mayor;

Otros creen que hace referencia a los hombres que establecían relaciones con jóvenes adolescentes o infantes, de ahí el vínculo con Malakoi que, en este caso, se referiría a los jóvenes o infantes en cuestión. Particularmente se piensa que en esta época un tipo de esclavitud sexual de jóvenes y niños era común entre los romanos por lo que ciertos autores establecen el vínculo entre Malakoi (el joven del que se abusa), Arsenokôitai, (el abusador adulto) y los ladrones de hombres o secuestradores (depende de la traducción) que son mencionados en la lista de Timoteo justo después de los sodomitas u homosexuales(Arsenokôitai) quienes serían individuos que se dedicaban a vender jóvenes secuestrados o esclavos como esclavos sexuales. Como podemos ver, ningúna de estas acepciones, bien que 100% reprensibles, se refieren a una relación consensual, entre adultos, monogámica y durarera en la cual el adulterio y la promiscuidad son excluídos y en la que la fidelidad -a la pareja y a Dios- priman.

Homosexuales activos

Otra traducción, está mucho más contemporánea nos viene principalmente de la Iglesia Católica: Homosexual activo o practicante. En effecto, la Iglesia Católica, ha estipulado que lo que es pecaminoso no es en sí el hecho de ser homosexual, sino de vivir como tal -lo que en su lenguaje quiere decir tener relaciones sexuales, promiscuas o no. Por esto se ha tratado de establecer que la palabra Arsenokôitai fue acuñada por Pablo para hacer referencia a la homosexualidad tal y como la conocemos ahora, o al menos para hacer referencia a los homosexuales activos (en el sentido de homosexuales que tiene relaciones sexuales con gente de su mismo sexo fuera o dentro de un matrimonio gay). De ahí que las recientes traducciones de la Biblia utilicen, a veces el término homosexual, a veces el término homosexual activo para traducir Arsenokôitai, cuando en realidad el concepto de orientación sexual, de homosexualidad y de heterosexualidad tienen poco menos de 100 años y no era conocido por la cultura judeocristiana, ni la grecoromana. En ese sentido, se ha divulgado la idea de que Pablo -o los Judíos- utilizaron -o acuñaron- la palabra Arsenokôitai por que toda otra palabra griega a la cual hubieran podido recurrir hacia referencia exclusivamente a relaciones de tipo pedofílicas, lo que los llevo a “inventar” una nueva palabra que expresara la condenación clara de toda conducta homosexual, incluso de aquellas consensuales y monogámicas. Esta idea es imposible de sostener puesto que los académicos especialistas en lenguas antiguas (y que no se interesan y no les importa este debate sobre la homosexualidad y la religión por lo que no se les puede tachar de pro o anti gays cristianos, pro o anti movomiento ex gay) han declarado que en la cultura grecoromana, contrariamente a lo que se cree popularmente, las relaciones pedofílicas no eran las únicas socialmente aceptadas, ni las únicas plasmadas en la literatura y en los escritos antiguos a través de las palabras en uso en aquella época. Pero esto lo hemos ya estudiado en al Romanos.

Tercera parte de este artículo

Anuncios

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Anónimo dice:

    Buenísimo artículo (:
    encerio, esta genial.
    Yo tambien soy cátolica, pero tambien, apoyo y respeto mucho a los homosexuales ( aunque soy hetero n.n)
    y sem ehace mui injusto eso :/
    pero lo bueno es que ya lo van aceptando n.n
    poco a poco, pero ya casi logramos nuestra meta ;D

    Me gusta

  2. Anónimo dice:

    Hola, quisiera saber de donde sacas esa información, como accediste a los documentos que tiene esas palabras, me parece interesante la discusión que planteas, la gente tiende a pensar que sus circunstancias actuales han sido las mismas en todos los tiempos…pero es claro que no, hace 30 años era impensable escribir en un portatil y menos en internet como ahora lo estoy haciendo… de hecho internet tenia un significado diferente…
    si eso no más en 30 pinches años, como sera en los supuestos 2000 años que han pasado desde que aquel gran revolucionario de la humanidad viviera?

    Me gusta

  3. Hola, en efect, tengo la intención de publicar una lista de los fuentes utilizadas en mis entradas sobre lo que la Biblia dice acerca de la homosexualidad, pero la verdad no he tenifo tiempo. Un blog no es el lugar indicado para publicar artículos cientificos con citaciones y bibliografia. Sin embargo. en una breves líneas alguna de mis fuentes son :

    1) The Children Are Free: Reexamining the Biblical Evidence on Same-sex Relationships. Jeff Miner and John Tyler Connoley
    2) Christianity, Social Tolerance, and Homosexuality: Gay People in Western Europe from the Beginning of the Christian Era to the Fourteenth Century. John Boswell
    3) What the Bible Really Says about Homosexuality. Daniel A. Helminiak 2)
    4) L'homosexualité dans le Proche-Orient ancien et la Bible. Thomas Römer et Loyse Bonjour.
    5) Love, covenant & meaning. Jonathan Mills.

    Pero la lista es mucha más amplia, sobre todo en revistas de estudios bíblicos y estudios de la religión. Lo que escribo no es nuevo. Sólo en le seno de la iglesia se continúa a creer en una lectura literal del texo.

    Me gusta

  4. Anónimo dice:

    1Corintios 6….los afeminados ni los homosexuales (los que se echan con varón) no heredaran el reino de Dios ….

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s