1 Corintios 6:9 y 1 Timoteo 1:9-10 (3)

Primera parte de este artículo
Segunda parte de este artículo

En esta parte del artículo sobre estas dos listas de pecados, para terminar, tan sólo quisiera recapitular y explicar por qué no es posible traducir Arsenokoitai en una palabra que indique o que contenga el concepto de lo que nosotros actualmente consideramos un homosexual, es decir un ser humano, hombre o mujer, que se siente atraído en lo emocional, en lo físico, en lo sentimental y en lo sexual por individuos de su mismo sexo.

Los Padres de la Iglesia



Juan Crisóstomo

Consideramos como Padres de la Iglesia a los cristianos que “esculpieron” el pensamiento cristiano y a los que debemos, para bien o para mal, muchos aspectos teológicos de lo que debe ser el cristianismo. Algunos de ellos trataron abiertamente el tema de la sexualidad, particularmente los pecados sexuales. Entre ellos tenemos a Orígenes y a Juan Crisóstomo. Sería lógico pensar que, para estos padres de la Iglesia, la homosexualidad es un grave pecado y que por ende lo analizaron y atacaron perticularmente, y si esto es correcto que, siguiendo el ejemplo de Pablo, en sus escritos, utilizaron la palabra Arsenokoitai, pero no es así. No importa lo que digan, Pastores como Tony Campolo, estos Padres de la Iglesia no tenían el mismo concepto del significado de estos versículos bíblicos que nosotros tenemos en la actualidad.


Orígenes, por quien el pecado sexual era tan importante que por evitar la tentación se castró, nunca mencionó la homosexualidad ni la sodomía. En el caso de Juan Crisóstomo, quien es quizá el Padre de la Iglesia que más tocó el tema de la homosexualidad, y quien hizo un análisis de Romanos que vamos a tratar en el próximo artículo, nunca utiliza la palabra Arsenokoitai y, en su análisis de estas dos listas de vicios, no menciona ninguna palabra que nos haga pensar en la homosexualidad; es decir que él no consideraba que estas dos palabras (Arsenokoitai y Malakoi) se referían a algo ligado, intrínsecamente y exclusivamente, a las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo. Trataremos esto más adelante cuando abordemos la épistola de los Romanos.

Orígenes

Si, fuera de toda duda, los dos vicios encerrados en Malakoi y Arsenokoitai condenaran la homosexualidad tal y como se define en la actualidad y/o su práctica, el concenso, al pasar de los siglos sería claro, como lo es con otros vicios en estas dos listas, pero no es el caso.

Lesbianismo

Otro aspecto que debilita la creencia que, en el caso de Arsenokoitai, esta haga referencia a la homosexualidad en general o a los homosexuales practicantes es el hecho que Arsenokoitai, no hace referencia a la mujeres; esta palabra griega es usada únicamente para mencionar algo relacionado con el género masculino. Si, como se pretende, Pablo no utilizó otras palabra griegas porque estas evocaban solamente las relaciones pedofílicas, tampoco hubiera usado Arsenokoitai, puesto que esta sólo se refiere a los hombres o hubiera “inventado”, juntamente con ella, otra palabra para mencionar el lesbianismo, pero no es así. ¿Debemos entonces concluir que Dios condena los gays masculinos y no las relaciones lésbicas?

En ese sentido, algunos han afirmado que Pablo, a causa del contexto social, no pudo hacer otra cosa que utilizar o inventar una palabra masculina para referirse a todo tipo de homosexualidad (masculina o femenina). Esto es falso puesto que en la ley siempre se indica, con toda claridad, cuándo una ley se aplica a los dos sexos y cuándo una ley sólo se refiere a un sexo en particular (brujería, menstruación, alumbramiento, ejaculación, etc). En ese sentido Pablo no tendría ningón obstáculo social para hablar del lesbianismo.

Pedofilía

Después de algunos años, expertos en lenguas antíguas han llegado a la conclusión que, en la sociedad grecoromana, a pesar de lo que los “conocedores” y la sociedad cree, las relaciones entre personas del mismo sexo no estaban enmarcadas únicamente dentro de la esfera de la pedofília, la prostitución o la promiscuidad. Escritos griegos y romanos nos muestran que hombres y mujeres establecían relaciones sexuales entre adultos por lo que los interlocutores de Pablo podían tener en mente otro tipo de ejemplos de relaciones homosexuales que las relaciones de abuso infantil. Por ejemplo, algunos emperadores, como Galba, tenían amantes, más o menos frecuentes, en su mismo rango de edad y que no eran ni prostitutos, ni niños, ni esclavos.

*****

Como podemos ver, déclarar que estas dos palabras se refieren a lo que nosotros consideramos actualmente como un homosexual es un anacronismo. Por otro lado, las posibles conductas a la cuales Pablo pudo haber hecho referencia son, todas, pecaminosas: Prostitución, abuso infantil, abuso sexual simplemente, lujuria y promiscuidad (en orgías idolátricas o no) y su condenación es aún vigente. Lo que no se puede establecer es que estos pasages condenen la homosexualidad como tal o el matrimonio gay.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s