Actualmente en Quebec se realizan una serie de consultaciones populares sobre lo que aqui se llama “acomodamientos rasonables”. Término legal que significa la adecuación de ciertos aspectos de la vida corriente de las institutiones públicas para dar cabida a minorías que por ciertas circunstancias son impedidas de integrarse a la sociedad. Por ejemplo, la transformación de ciertos edificios públicos para permitir la entrada y el despalazamiento de individuos con una movilidad disminuida a causa del uso de sillas de ruedas. Evidentemente, el verdadero aspecto de estos acomodamientos, a dado paso a especulaciones y exageraciones en torno a la inclusión de signos religiosos en el ámbito público e incluso privado. LA incomprehensión del verdadero uso y significado del término a dado cause al miedo y la xenofobia religiosa- incluso algunos hablan de integrismo laico para referirse a esta fenómeno.

¿Debe una mujer musulmana que lleva un velo trabajar en una institution publica laica? Si no, ¿qué de llevar una cruz?.

¿Cuándo una acomodamiento es signo de derrota frente a los integrismos religiosos de cualquier índole, cristianos, judíos, musulmanos, sikh, etc?

¿En qué momento el deseo de laicisar la sociedad se convierte en el menoscabo del derecho a la libertad religiosa?

A simple vista esto parece responderse fácilmente. Pero no lo es. Les doy un ejemplo. Ayer asistí, sin muchas ganas, a la asamblea general de la coalition multimundo. Una coalición de organismos LGBT de comunidades étnicas en Québec. Asistí como representante de la red LGBT de Amnistía internacional. En esta coalición se encuentran grupos como Helem Montréal l’asociación Libanesa LGBT; Nices jews Girls, para lesbianas judías; Zero-sero, un organismo de información y de salud sexual para gays; glam, organisme de gays y lesbianas asiáticos, etc.

Se discutió la posibilidad de presentar una memoria en estas audiencias públicas tocando el tema de los acomodamientos rasonables y la minorías sexuales que pertenecen a grupos imigrantes.

Obviamente, se entabló la discusión sobre los acomodamientos rasonables. Algunos decían : “El estado y las institutinoes publicas son laicas por lo que los servidores públicos (burócratas, policias, soldados, maestros, etc.) no deben llevar ningún signo religioso: turbante. cruz, velo.”

Otros decian: “los individuos que trabajan con un uniforme no deben llevar ningún signo (soldados, policias) porque ese es el fin de un uniforme: uniformisar al individuo, pero que otros servidores públicos (maestros, burócratas), no.”

Otros decían: mientras el signo (turban, kirpa, cruz) no afecta su trabajo porque no llevarlo.

¿Pero y el Burka?, se preguntaban otros.

Como pueden ver la respuesta no es sencilla. Sobre todo en una sociedad donde le población practicante “tradicional”, es decir cristiana, desciende cada año. Y en la cual, otras religiiones crecen gracias a la imigración.

En el fondo, el miedo del otro: de la fuerza de sus creencias, de su fuerza en materia de procreación; el miedo de la población francófona, minoritaria frente a la población inglésa en Canadá, a ser transformada por su inercia al abandono de tradiciones, de la procración y a una cierta fermetura protectriz que a la larga los ha en cierta medida perjudicado (Según estadísticas Canadá, muchas comunidades imigrantes son en promedio más escolarisadas que el quebequense promedio, aun así el desemplo de immigrantes obtienen su taza más alta en Québec, lo que demuestra un cierto proteccionismo velado).

Ahora bien, el integrismo laico Quebequence es explicable. Cuando la Francia, se debarasa de Québec (Nueva Francia) y la deja en manos de los ingleses, las poblaciones francofonos restantes, la mayor parte campesinos, quedan a su vez en manos del clero, con todo lo que esto represente de control.

En cierta medida y hasta mediados del siglo pasado, la población quebequense estaba en manos de los ingleses quienes tenían el poder económico, y en manos del clero quienes tenían el poder educativo e ideológico.

Por eso ahora hay un cierto recelo y menosprecio de la religión.

Actualmentw este miedo a los cambios inminentes dentro de esta población que envejece cada más y que necesita una mano de obra calificada para poder sostenerse, mano de obra que no puede ser obtenida con la poca población juvenil quebequense por lo que necesita sin lugar a dudas de una imigración calificada que conozca el Francés, por lo que necesita investir en la educación de imigrantes no francófonos o aceptar más imigrantes calificados francófonos es decir del Magrheb sobre todo ( los franceses estan en las mismas). Pero con la situación actual frente al mundo Arabe, esta posibilidad, hay que decirlo, les da miedo (sobre todo a la población promedio: El señor y señora provinciano que escucha sin cesar la televisi a escandalo).
Se ha llegado a exageraciones como lo que sucedio en el pequeño poblado de Herouxville en el que la estupidez llegó a su máximo paroxismo.

Y lo más curioso esque todo esto es que en general este fenómeno no representa la realidad de las instituciones, ni de las leyes, ni del diario vivir de los quebequences, sino es fomentado por partidos politicos que buscan el poder a través del miedo. Aunque sepan que estando en el poder van a tener que ceder a las necesidades reales en materia de acomodamiento lo quieran o no.

últimamente hubo otro escandalo, que toca otra vez la población árabe si vilipendiada actualmente, cuando se supo que según la ley electoral federal, una mujer que lleva un kirpa puede votar sin mostrar el rostro. Ahora bien, todo el mundo creyó que era una petición de la parte del mundo musulman, cuando ellos nunca pidieron eso, se trata de una ley creada por el parlamento canadiense sin consultar a los grupos de mujeres musulmanas, las cuales, después de este escandalo (¿cómo votar sin que se sepa quien eres ?) dijeron que si el gobierno las hubiera consultado, ellas les hubieran dicho que las mujeres que llevan el kirpa (una pequeña minoría en Canadá), se descubren para fotografiarse por el pasaporte, cuando van a viajar, por la carta de seguro médico, para la licencia de conductor, etc. por lo que podrian sin ningún problema quitarse el velo para identificarse en el momento del voto.

Toda una ley hecha a base de prejuicios y malentendidos que no atañen a los verdaderos implicados.

Finalmente, si se pregunta a la gente, esta cree que el grupo religioso que más ha pedido acomodamientos rasonables por motivo de religión son los musulmanes cuando esto no es cierto. Son lo grupos protestantes que lo han hecho: Evangélicos, testigos de Jehova y Mormones.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s