Jesús era queer

Frecuentemente escucho esta frase de los labios de militantes gay. A veces su intención es de chocar o de ofender, otras veces tan sólo de hacer una broma.

Pero para mí, como comencé a explicarlo en la primera parte de este artículo, decir que Jesús es queer, no implica necesariamente hablar de su orientación sexual – de la cual no sabemos nada.  Ser queer es,  más allá de una identificación de orientación sexual o de género, una manera de vincularse con el Otro (con la sociedad, las instituciones, los individuos, etc.)

Para el queer, nuestra sexualidad, nuestro cuerpo, nuestro género y las representaciones sociales que la sociedad establece y/o vehicula de estos, tienen un rol preponderante en la manera en qué estos mismos son recuperados por la persona durante la elaboración de su identidad ; luego, ser Gay, Indio, Negro, Inmigrante, Transexual, Mujer,  etc., es Ser en relación con lo que la sociedad dicta que cada una de esto(a)s debe ser, para bien o para mal, implicando a veces la invisibilidad, la no-existencia o una identidad conflictiva o delincuente.

Los queer a través de sus acciones ponen de manifiesto el carácter histórico social de sus identidades, las cuales la sociedad y sus instituciones ofrecen – o fuerzan consciente o inconscientemente – en cada individuo.

Jesús era queer 

Al leer la vida de Jesús podemos ver de qué manera – y a qué nivel –  él era queer. Invitando a sus discípulos, seguidores y adversarios a elevarse por encima del registro inmediato del discurso de la época para hacer valer una realidad mucho más compleja que las representaciones que de ella todos se hacían.

Pongamos como ejemplo el encuentro de Jesús y la mujer samaritana en el pozo de agua (Juan 4):

Cuando ésta pide a Jesús que dicte de una vez y por todas dónde es mejor adorar a Dios, en el templo de Jerusalén como los judíos demandaban, o en el monte donde se encontraban, como los samaritanos proclamaban.

Si Jesús hubiera seguido la manera de pensar de sus contemporáneos judíos, o si hubiera actuado como un fundamentalista cristiano según el modelo actual, Jesús hubiera escogido una de las dos opciones – o hubiera avanzado una tercera: el cristianismo.

Jesús, al no responder a la pregunta y al decir que lo importante es ser un adorador en espíritu y verdad lo que estaba diciendo era que el problema no estribaba en si debemos adorar a la manera judía, o según la visión des poblaciones que darían origen al Islam en los siglos subsecuentes, ni incluso en la vía del cristianismo que las enseñanzas de Jesús – para bien o para mal- darían origen.

Lo que Jesús dice es: “el problema no radica en las alternativas que me estas presentando, lo que tú me presentas es politico, es social, está vinculado a un momento especifico de la historia y no responde a la verdadera necesidad humana de establecer un vínculo con Dios”.

Lo que Jesús estaba haciendo es invitarnos a ver más allá de nuestro ombligo y – por parafrasear a Jean-François Lyotard  – deconstruir nuestros metarelatos sobre Dios, para que de esta manera realmente podamos encontrarlo o al menos reconocer nuestras limitaciones para comprehenderlo y de esta manera evitar los dogmatismos.

Como lo dice Tony Jones en su libro Los Nuevos Cristianos :

” Soy humilde porque no sé en qué estoy equivocado hoy. Hablaré con confianza y hablaré con pasión, pero no hablaré con certeza”

“I’ m humble because I don’t know what I’m wrong today. I’ll speak with confidence, and I’ll speak with passion, but I wont speak with certainty.”
Tony Jones.
The New Christians.

En otro relato, cuando Jesús dice a Nicodemo (Juan 3) :

“No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer otra vez. El viento de donde quiere sopla, y oyes su sonido; mas ni sabes de dónde viene, ni á dónde vaya: así es todo aquel que es nacido del Espíritu.”

Jesús está invitando Nicodemo a revolucionar su manera de pensar, a salir del cuadro de lo que se le ha enseñado y de la rigidez dentro de la cual se ha estancado. Jesús le dice que el que es nacido del espíritu no se queda rígido dentro de un marco conceptual preestablecido, sino que es como el viento, aparentemente “volatil” pero a la vez firme y constante.

En pocas palabras, Jesús está invitando Nicodemo a ser Queer!!

Acciones queer de Jesús

Pero en concreto, en el ámbito de la orientación sexual y de la identidad de género, Jesús hizo su parte en la deconstrucción de las grandes narrativas o metarelatos de su época, desgraciadamente, la Iglesia se ha encargado de ocultarlo bien. He aquí unos ejemplos:

  1. Las mujeres como testigos de la resurrecciónEs de una importancia capital  hacer valer que según los evangélios los primeros testigos de la resurrección de Jesús fueron tres mujeres. Para nosotros ocidentales que crecimos en una sociedad cristiana, no nos parece nada fuera de la común, pero para la época de Jesús este hecho – y que éste fuera plasmado en los evangélios – es desconcertante y demuestra un deseo revolucionario: integrar a la mujer en un rol mucho más importante dentro del movimiento de Jesús que lo que esta tenía en aquella época. Hay que acordarse que para los judíos, la mujer era un cero a la izquierda, ella no poseía ningún valor legal como testigo, y sin embargo al parecer Jesús las escogió como sus testigos. Imaginense lo que para los judíos que leían los evangelios representaba este hecho : Jesús escogio como principales testigos un grupo de individuos – mujeres – que según la ley judía eran no sólo inferiores y sin statuto legal. sino impuras (cuando menstruaban) o el origen del mal (Eva).Cuando se lee sobre la Iglesia primitiva (los primeros creyentes), se constata aquel punto la mujer jugaba un rol determinante.
  • El primer cristiano no Judío según la Biblia fue un negro, castrado que se vestía de mujer

En efecto, el primer convertido no judío según el libro de hechos de los apostoles capítulo 4 fue un eunuco de la reina de Nubia, y no un gran macho, blanco centurión romano; ni un príncipe de la realeza romana. No, fue un Africano, de color, sin testículos.

No se sabe si la castración de este individuo fue consensual o no, pudo haber sido cualquiera de los dos casos. Lo que sabemos es que, como todo castrado en aquella época, la castración acarreaba como consecuencia la pérdida del flujo normal de testosterona y por ende de ciertas caracteristicas sexuales secundarias. Por lo que dichos individuos terminaban vistiéndose como mujeres. No se trataba de Drag Queens o de trasvestis o de trans según nuestras interpretaciones actuales, sino de una especie de tercer sexo.

De seguro has de haber escuchado en una escuela dominical o en un sermón esta historia, pero las caracteristicas especificas de dicho personaje nunca te fueron mencionadas. Por ignorancia la mayor parte del tiempo – los pastores evangélicos sufren de una ignorancia histórica endémica.

Hecho curioso de esta historia, es que el eunuco estaba leyendo el libro de Isaias cuando se encontró con Felipe. Recuérdese que los castrados según la Ley no podían ser parte del pueblo de Dios (Deuteronomio 23:1):

“No entrará en la congregación de Jehová el que fuere quebrado, ni el castrado. “

Y sin embargo, este eunuco guardaba esperanza, de quizá algún día ser parte de dicho pueblo, puesto que regresaba a su hogar después de haber asistido al templo de Jerusalén en adoración.

Es por esto que leía el libro de Isaias donde se encuentra la profecía (Isaías 56:3-5 ) :

Y el hijo del extranjero, allegado á Jehová, no hable diciendo: Apartaráme totalmente Jehová de su pueblo. Ni diga el eunuco: He aquí yo soy árbol seco. Porque así dijo Jehová á los eunucos que guardaren mis sábados, y escogieren lo que yo quiero, y abrazaren mi pacto: Yo les daré lugar en mi casa y dentro de mis muros, y nombre mejor que el de hijos é hijas; nombre perpetuo les daré que nunca perecerá.

Como dice Shane hipps en su libro: Selling Water by the River: A Book about the Life Jesus Promised and the Religion That Gets in the Way (Vendiendo agua en el rio: Un libro sobre la vida que Jesús prometió y sobre la religión que se interpone :

“He aquí un individuo totalmente despreciado, temido, un paria según la antigua sociedad y religión judía. Y no sólo Jesús lo acogió dentro del Reino, sino que lo hizo el portador y el catalizador del Reino para una nación. Jesús hizo todo esto sin jamás demandarle cambiar ningún aspecto de su vida. Esta semilla seca se convirtió en un vasto bosque que continúa dando fruto hasta este día. “

Como podemos ver Jesús es mucho más queer que lo que jamás hubiéramos imaginado.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s