Acabar con la violencia en el nombre de la religión

Acabar con la violencia en el nombre de la religión
Príncipe El Hassan bin Talal, escritor por AL-monitor

Líderes religiosos de alto nivel suplican a los poderes.

La siguiente declaración fue firmada por distinguidos líderes de una variedad de tradiciones religiosas, Fue publicada en julio 24 del 2014 y fue publicada por AL-monitor.

En días recientes, hemos leído con horror sobre cristianos a quienes se les ha pedido salir de la ciudad de Mosul en un lapso de 24 horas. Hemos oído también sobre la profanación de espacios y símbolos cristianos sagrados, el bombardeo de iglesias y el retiro de un crucifijo de la catedral de San Efraín, la sede de la diócesis ortodoxa siriaca en Mosul.

Mesopotamia

Estas acciones son una espantosa mancha para la espléndida tradición de pluralismo en una región que ha sido el hogar de los caldeos, los asirios y otras iglesias del Este durante más de 1 700 años. En efecto, la destrucción causada por la violencia ha envuelto todas las diversas poblaciones que componen Irak: los turcomanos, yazidistas, sunitas, chiitas y kurdos así que decenas de miles de familias árabes que han sido desarraigadas de la región, temerosas por sus vidas. Estos horrores se despliegan continuamente sobre una base diaria siguiendo los pasos de un brutal periodo de batallas en Siria. Hoy las Naciones Unidas calculan que uno de tres sirios necesita urgentemente ayuda humanitaria. No podemos permanecer indiferentes y observar como las vidas de los más vulnerables, nuestras mujeres y nuestros niños, son destruidas en el nombre de la religión.

Hemos también contemplado con ansiedad la situación actual en Gaza e Israel, y dejando a un lado por el momento el horror de dicha situación, ha sido particularmente inquietante la manera en que la religión ha sido invocada para justificar el asesinato de gente común y corriente.  Las declaraciones publicadas por jóvenes en los media sociales justificando la toma de vida inocentes como un “mandamiento divino” son un testamento de como la presión de vivir bajo la amenaza de la violencia puede causar que la mente y el compás moral de no sólo de los militares y los ávidos de poder sino también los civiles se atrofie. Debemos hacer todo en nuestro poder para terminar con la violencia puesto que el número de bajas crece sobre una base regular. Ahora, más que nunca, debemos recordar la cita de Malaquías 2 verso 10 :

¿No somos hijos del mismo Padre?

En estos tiempos difíciles cuando somos testigos de una crisis moral sin precedentes, debemos acordarnos del concepto islámico de of “haq el hurriya” and “haq el karama,” el derecho a la libertad y a la dignidad humana que existen para ser la delicia de toda fe. Citando las palabras del Corán:

Hemos honrado a los hijos de Adán y los hemos llevado a la tierra y el mar».
(Quran 17:70).

Es conveniente recordar las palabras del Rabí Magonet citando el Halel: “Para salir de esta estrechez, llamé a Dios; Él me respondió con una visión más amplia. Dad gracias al eterno que es bueno, porque el amor de Dios es la-olam para todo el mundo “”

Debemos también poner mucha atención a las declaraciones de Su Santidad el Papa Francis sobre la situación en Mosul, “Que el Dios de la paz en todo el mundo despierte un auténtico deseo de paz y reconciliación. La violencia no se puede superar con la violencia. La violencia es la derrota de la paz!”

Los líderes religiosos y sus seguidores deben fortalecerse de los preceptos éticos establecidos a lo largo de nuestras civilizaciones. Cuando la gente acude a sus líderes religiosos en búsqueda de consejo, no deben recibir declaraciones rígidas extraídas de malas interpretaciones de las creencias religiosas. Más bien, deben ser capaces de inspirarse de las normas éticas claras que se han establecido con el tiempo, normas que nacen de los conceptos eternos de la justicia, la compasión, la generosidad y la imaginación.

En este espíritu hacemos un llamado a los líderes y los buscadores del poder en Mosul y en el Medio Oriente y en efecto alrededor del mundo para que los espacios sagrados, tanto en nuestros sitios de adoración que en nuestros corazones no degeneren en lugares que nos separen unos de otros. Al contrario, deben ser espacios para el diálogo y la conversación, y así reconocer el valor de la dignidad y solidaridad humana, a la cual todos nos inscribimos. Sólo al tener estas conversaciones compartidas seremos capaces de comprender mejor el uno al otro.

Ahora, más que nunca, es el momento de que prestamos atención a las palabras expuestas en el Corán: “No habrá ninguna coacción en la religión.” (2: 256). Si ignoramos esta convocatoria por la conciliación, las actitudes continuarán endureciéndose y vamos a presenciar el pueblo de Irak ser hecho pedazos entre los musulmanes y entre las personas de diferentes religiones en la región. No podemos permitir que esta tragedia se desarrolle en una tierra que es el hogar de una de las civilizaciones más antiguas del mundo. Debemos devolver la deuda que tenemos con Mesopotamia.

Los co-firmantes:

• Sr. Jamal Daniel, Co-fundador, vicepresidente y administrador de la Fundación para la Investigación y el Diálogo Intercultural e Interreligioso (FIIRD)
• Gran Rabino René Samuel Sirat-, Co-fundador y Secretario, FIIRD
• Sr. Michael L. Fitzgerald, miembro del consejo, FIIRD
• Su Eminencia el Metropolita Emmanuel de Francia (Patriarcado Ecuménico), miembro del consejo, FIIRD
• Dr. William Vendley, Secretario General de Religiones por la Paz
• Dr. Ahmed Al Kubaisi, Fundador de Asociación de Eruditos, Irak.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s