Los Límites de la Gracia divina (traducción) de Bart Campolo

Nota : Ahora Bart Campolo, como muchos otros, incluido yo, después de haber sido creyentes cristianos evangélicos nos decimos Humanistas seculares – una vertiente menos nvenenosa del Ateismo.  Pero es bueno ver dónde comenzó la saparación.

Traducción de un artículo que apareciera hace algunos años en una revista cristiana juvenil (Youth Specialties). Artículo escrito por el, en ese entonces, pastor de jóvenes Bart Campolo. El artículo causó un enorme número de respuestas y críticas, ahora es casi imposible encontrarlo y no se encuentra presente el el sitio web de la revista. Por tal artículo Bart llegó a ser tachado de herético al presentar una perspectiva distinta a la del cristianismo habitual entorno a la relación entre la Gracia, el Libre Albedrio humano y la noción de un Dios Todopoderoso : Si Dios es todopoderoso, entonces no somos más que marionetas en sus manos ; Si no somos tales, entonces no se puede decir que Dios controla todo puesto que no controla a sus creaturas…...

La traduction es mía…..

….puedes ver el texto en inglés aquí

Bart Campolo

Hace algunos años, después de que se me pidiera, de nuevo, cortésmente dejar una conferencia más por haber dado una respuesta errónea a una pregunta sobre los límites de la gracia divina, decidí que era injusto continuar acechando sigilosamente a los evangélicos.

Aunque parezca extraño, sé bastante bien que proclamar un Dios tan misericordioso que pueda y quiera salvar a todos sus creaturas es una empresa peligrosa para los evangélicos. En realidad no anhelan la salvación universal. Después de todo, sin miedo por “los seres amados no salvos” ¿Cómo podrían motivarse mutuamente para el servicio y la salvación de otros?

Sin embargo, casi doquiera que voy, me encuentro con gente – particularmente gente joven – que no son motivados en lo absoluto por tal miedo. Al contrario,  están completamente horrorizados por la noción de un Padre Celestial que en esencia dice a sus hijos : ” Te amo pero si por cualquier razón no reconoces esto antes de que tu cuerpo mortal muera, te mataré y te torturaré por toda la eternidad”, Sobre todo si dicho Padre Celestial posee toda causa posible por la que sus hijos lo acepten o no. Ellos Son los que me plantean las preguntas que desencadenan mis tempranas partidas de conferencias y que me escriben cartas y correos electrónicos como este :

Querido Bart :

Podrá parecerte extraño pero te quiero preguntar algo, viví y trabajé con los pobres de la ciudad de Atlanta el año pasado. Cuando visitaste mi equipo nos contaste una historia sobre cómo, cuando comenzaste a trabajar en barrios difíciles, conociste a una niña que fue violada en masa a los nueve años y que cuando su profesor de escuela dominical le dijo que Dios lo debe haber permitido por una buena razón y como consecuencia ella rechazó Dios totalmente. Dijiste que puesto que tu creías en un Dios que tiene todo bajo control y que la supuesta condenación eterna de la niña como consecuencia de su rechazo concluiste que Dios debe ser un Hijo de puta. Dijiste de algún modo lo que gritaba dentro de mi desde hace algún tiempo.

De todas maneras, después de postergar esto por un año quisiera saber como reconcilias esto. ¿Cómo pasaste de que Dios es un cruel desgraciado a poder confiar en él de nuevo? No puedo dar este salto. A veces comienzo a de veras confiar en Él pero tan pronto como pienso en los abusos que sufrí y en que mis seres amados están condenados al infierno me regreso al punto de partida. Quiero conocer a tu Dios que aparentemente permite que horribles cosas sucedan en este mundo y sin embargo permanece puro y santo y digno de confianza, fiel y amoroso.

No sé si todo esto tiene sentido, pero cuando estaba luchando hoy otra vez con todo esto me acordé de ti y espero puedas ayudarme.

Querida Sara :

Gracias por escribirme. En los últimos años he llegado a la conclusión que tu pregunta es la pregunta más importante en el mundo. Como dice el Rabi Harold Kushner, prácticamente todo conversación significativa que he tenido acerca de Dios ha comenzado con esta pregunta o a girado en torno de ella. Aunque estoy seguro que mi respuesta no será tan elocuente cono la suya, trataré lo mejor que pueda.

Primeramente, estoy seguro que mis más apreciadas ideas sobre Dios son apoyadas por la Biblia, que cristiano diria otra cosa?, pero debo admitir que no se originaron en ella. Al contrario, la mayoria se formaron durante los tiempos difíciles que te describí, cuando me encontré de repente desilusionado por el sufrimiento y la injusticia que descubrí en la ciudad. Súbitamente deje de confiar en la Biblia completamente, a tal punto que, por la primera vez, pensé que la vida no depende en si uno cree en dios o no, si no en qué clase de dios uno cree.También me di cuenta, para bien o para mal, que la única evidencia en la que podía confiar era la que podia ver.

Lo que veía entonces, y que sigo viendo, es un mudo repleto de deslumbrante bondad y horrendo mal, de amor y de odio, de belleza y fealdad, de vida y muerte. Frente a tales y netas dualidades, me perecía entonces y me para aún hoy que no hay más que un puñado de posibilidades espirituales :

No hay fuerzas espirituales. El universo material es lo único que hay. Nuestras vidas no contienen ningún significado trascendente y los que esperan por algo mas esperan en vano. En tal caso, considerando la niña de nueve años violada, pierdo toda esperanza.

No existe en el universo que una sola fuerza espiritual incluyendo tanto lo bueno que lo malo. El mundo es tal y como esta fuerza desea que sea y todo, incluyendo la violación de una niña, pasa de acuerdo a su plan. En tal caso, pierdo toda esperanza.

Existen dos fuerzas diametralmente opuestas activas en el universo, una completamente buena y amante y la otra completamente maléfica. Satanás (o como quiera que se le nombre) es la más potente y por lo tanto triunfará al final de cuentas. El sufrimiento de la niña de nueva años no es sino un pequeño adelanto del total sufrimiento que está preparado para todos nosotros. En tal caso, por supuesto, pierdo toda esperanza.

Existen dos fuerzas opuestas activas en el universo, una completamente buena y la otra completamente mala. Dios (o como quiera que se nombre a la fuerza buena y amante) es la más potente y por lo tanto triunfará al final de cuentas. El sufrimiento de la niña, será de alguna manera redimido y ella misma será curada dentro de la salud completa que esta preparada para todos nosotros. En tal caso – y sólo en este caso – Me regocijo y con buen agrado declaro mi lealtad a tal Dios bueno y amante.

No puedo probar o desaprobar ninguna de estas posibilidades basándome en mi propia experiencia. Pero sé con certeza, sin embargo,cuál me permite seguir viviendo, la que escogí por mi propio bien, la que estimo digna de mi lealtad, puedo estar equivocado, pero sin lugar a dudas, si en verdad tener fe es estar seguro de en lo que se tiene esperanza, luego soy un hombre de fe puesto que sé con certeza lo que espero sea verdad, que Dios es completamente bueno, totalmente amante y todo clemencia, que esta haciendo todo lo posible para vencer el mal (lo que es en si una ardua y difícil tarea) y que al final Él triunfara completamente a pesar de toda indicación de lo contrario.

Este es mi primer artículo de fe. No necesito de la Biblia para determinarlo y – honestamente – desconsideraré o ignoraré completamente cualquier versículo bíblico que diga lo contrario.

Este primer artículo de fe fue el punto de partida de mi retorno a Jesús y sigue siendo el fundamento de mi fe. Pude confiar en la Biblia de nuevo porque testimonia claramente del Dios de amor al que de antemano había decidido creer. Especialmente sigo las enseñanzas de Jesús porque esas enseñanzas – y su vida, muerte y resurrección, me parece la mejor expresión de la verdad última de Dios, que todo cristiano llama gracia. En efecto, actualmente confío en Jesús incluso cuando no lo entiendo porque estoy completamente convencido que Él sabe de lo que esta hablando, que Él es lo que dice ser y que sólo Él plenamente capta todo aquello en lo que sólo puedo esperar sea cierto.

Por desgracia para mí, Dios puede que sea muy diferente a lo que yo espero, en cuyo caso puede que esté en aprietos cuando venga el Día del Juicio. Tal vez, como muchos creen, la verdad es que Dios creó y predestinó algunas personas para salvación y otras para condenación, según su voluntad. Quizás tales caprichos sólo parecen faltos de amor para nosotros, al no poderlos entender. Tal vez, como muchos creen, todos los que mueren sin aceptar a Jesucristo como su Señor y Salvador irán al infierno y sufrirán eternamente. lo más importante de todo es que tal vez la soberanía de Dios es tal que, si bien Dios podría sin lugar a dudas prevenir la violación de niñas pequeñas, Dios no es menos justo o misericordioso cuando son violadas, y tales niños y nosotros que nos preocupamos por ellos debemos sin criticar agradecer y alabarlo.

Mi respuesta es simple: me niego a creer en cualquiera de estas cosas. Para mí no hacerlo sería caer en la desesperación.

Algunos podrían decir que sería prudente tragarme mis recelos sobre tales cosas, permanecer ortodoxo, y de ese modo asegurar mi lugar con Dios en la eternidad. Pero eso es precisamente mi punto : si esas cosas son ciertas, entonces seria mejor que Dios me envie al infierno. Para bien o para mal, simplemente no estoy interesado en ningún dios que no sea completamente bueno, totalmente amoroso, y perfectamente clemente, uno que es suficientemente potente como para triunfar totalemente sobre el mal. Tal dios pueda no existir, pero moriré buscandolo y no voy a ofrecer lealtad a ninguna otra posibilidad porque, francamente, cualquier posibilidad inferior a esta, no es digna de mi adoración.

Por favor, no me mal interpreten, sé muy bien que no soy yo el que decide que es Dios. Lo que puedo decidir, sin embargo, a quién ofrezco mi lealtad. Después de todo soy libre y tengo criterios sobre mi Dios, el primero de ellos es : no adoraré ningún dios que no sea al menos tan compasivo como yo. Si Mahatma Gandhi y mi amiga que fue violada en masa van a ir al infierno porque no creyeron lo correcto, supongo que también me voy yo por las mismas razones.

John Calvin – o Jerry falwell da lo mismo – quizá tengan razón al final de cuentas. Pero si lo son mejor es que me aferré a mi gloriosa esperanza que aceptar su amarga verdad, tan sólo para salvar mi pellejo.

Lo demás se los dejo a ustedes. No odio a Dios por que no creo que Él sea totalmente en control del mundo en este momento. Vamos, Dios no me controla totalmente a mi en este momento, incluso si lo anhelo, por lo que ¿cómo puedo verdaderamente creer que Dios esta haciendo todo lo malo que esta sucediendo en este mismo momento allá afuera? No odio a Dios porque creo que él esta siendo lo mejor que puede dentro de los limites de la libertad humana, de la que ni siquiera Él puede escaparse.

Sobre este ultimo punto, considera por un momento la relación esencial entre la libertad humana y el amor y después considera la identidad esencial entre el amor y Dios. Si Dios es amor y nos hizo por el amor a su imagen y semejanza, entonces, no tiene otra alternativa que hacernos libres, dejarnos libres, y ganarnos para su reino como seres libres (lo que evidentemente es una larga y difícil tarea) Así que Dios hizo, y creo, y por lo mismo Dios lo hará.

No odio a Dios porque aunque supongo que Dios conoce todo lo que puede ser conocido en cualquier topico. No supongo que Dios sabe o controla todo lo que va ocurrir. Tampoco odio a Dios porque en más de 20 años en la calle he visto demasiado mal (y mucho del mío propio yendo en la buena dirección pero aun muy anclado en la vieja naturaleza). No odio a Dios porque me parece que este mundo es un campo de batalla entre Dios y el Mal  y no un espectáculo de marionetas con una única persona moviendo los cables. No odio a Dios porque el Dios que he escogido creer no es odioso y porque me rehuso a creer en un Dios que lo es.

Ahora bien, las buenas noticias son, que quizá este totalmente equivocado, pero aun en mis momentos más obscuros, mi Dios de amor no ha dejado de hablarme. Al contrario, he escuchado la voz de Dios en lugares en los que nunca la había escuchado, diciendo siempre lo mismo una y otra vez : Estoy contigo, lo siento, por todo el dolor. Me duele, también, sobre todo cuando mis pequeños sufren. Siempre te he amado y siempre te amaré. Haz lo mejor que puedes y no te preocupes, Al final todo saldré bien. En serio.

Y le creo. Y espero que tu lo haras también. Tarde o temprano.

Tu amigo

Bart

Claro que creer en Dios como lo hago yo demanda cambiar todas las reglas del ministerio, especialmente del ministerio de jóvenes. Aún estoy haciendo lo mejor que puedo para que los jóvenes acepten a Jesús como su salvador personal, pero no por que tenga miedo de que Dios quiera condenarlos al infierno si no lo hacen. Al contrario, quiero que los jóvenes sigan a Cristo porque sinceramente creo que es la mejor manera de vivir. A parte de la eternidad, quiero que sean transformados por el evangelio aquí y ahora, por su bien y por el bien de todos los necesitados y heridos que los necesitan siguiendo las huellas de Cristo. Después de todo, más pronto comencemos a seguir a cristo alimentado al pobre y liberando al oprimido, su voluntad sera hecha como en el cielo en la tierra.

Por encima de todo, sin embargo, evangelizo porque al haber descubierto que son lo hijos queridos de mi querido Dios no quiero que sufran ni un minuto mas sin haber el hecho mas maravilloso en sus vidas.

Y me quedo en los bajos fondos de la ciudad a pesar de todo el sufrimiento y de la injusticia que veo cada día porque puedo hacerlo. Ya no le hecho la culpa a Dios por lo que esta fuera de su poder ni lo odio por todo el sufrimiento que sus pequeños viven. Incluso en medio de tanta fealdad, puedo quedarme aqui porque estoy lleno de fe. Puedo no estar seguro de lo que sé, pero estoy absolutamente seguro de lo que espero, y la mayoría de las veces me las arreglo para vivir en esa dirección.

Permanezco aquí por una razón más, por supuesto, que en lugares como éste, nadie te pide que te vayas antes de tiempo tan sólo porque no puedes encontrar los límites de la gracia de Dios.

————-

Bart Campolo and the Limits of God’s Grace

Deconversion: Some Thoughts on Bart Campolo’s Departure from Christianity

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s