Mi disputa con Dios

Hay algunas cosas que me parecen muy simplistas en este artículo del famoso cómico britanico, sólo señalo la más importante: cuando Ricky compara la noción de un mundo diseñado (la idea cristiana evangélica del diseño inteligente que se opone a la teoría de la evolución) a la de un mundo que se origina en el azar,  se equivoca y de hecho cae en la embuscada de los creacionistas que utilizan esta comparacion : diseñado vs suerte. En realidad, no se trata de comparar diseño inteligente vs suerte ,sino diseño inteligente (visión cristiana) con selección natural (el mecanismo de la evolución), en pocas palabras la evolución no es un asunto de suerte, sino de ese mecanismo que se comprueba en el planeta desde  el ADN hasta el ser más complejo. Pero ahora los dejo con el artículo

Por Ricky Gervais. Traducido del inglés por Alejandro Labonne

telechargementSolía amar a Jesús. Era mi héroe, Más que una estrella popular, más que un jugador de fútbol, más que dios. Dios era por definición omnipotente y perfecto. Jesús era un hombre, tenía que esforzarse. Tuvo tentaciones pero las venció; era íntegro y valeroso. Pero al final era mi héroe porque era bondadoso, bondadoso con todos, nunca se inclinó ante la presión, la tiranía o la crueldad; no le importaba quien eras, él te amaba ¡qué tipo! Quería ser como él.

Un día cuando tenía más o menos ocho años, estaba dibujando la crucifixión como parte de mi tarea para la escuela dominical, adoraba el arte también, y la naturaleza, me gustaba cómo dios había creado todos los animales que eran también perfectos e incondicionalmente bellos; un mundo maravilloso.

Vivía en un estado obrero muy pobre, llamado Reading a unas 40 millas de Londres. Mi padre era un obrero y mi madre trabajaba en la casa. Nunca tuve vergüenza de mi pobreza, era casi noble lo y también todos los que conocía estaban en la misma situación y no me faltaba nada; la escuela era gratuita, mis ropas baratas, siempre limpias y planchadas y mi mama siempre cocinaba, de hecho estaba cocinando el día en que estaba dibujando a Jesús en la cruz.

Estaba sentado frente a la mesa cuando mi hermano llegó, era 11 años más grande, por lo que tendría 19 , era muy inteligente y muy impertinente, respondía y se metía en problemas, yo me portaba bien, iba a la iglesia y creía en dios, un gran alivio para una madre de clase trabajadora.

Donde crecí las madres no esperan que sus hijos lleguen a ser doctores, esperan que al menos no caigan en prisión, Por lo que inculcar creer en Dios y respetar la ley es lo único que anhelan; un sistema perfecto, bueno, casi 75% de los americanos son creyentes, el mismo número de delincuentes en prisión también lo son 10% de americanos son ateos y 0.1 de delincuentes en la cárcel son ateos.

De todas maneras, ahí estaba yo felizmente dibujando mi héroe cuando mi hermano me preguntó: por qué crees en dios? Una pregunta muy simple pero mi madre se aterrorizó y le dijo Bob con un tono que sabía quería decir cállate. ¿Por qué era una mala pregunta? Si dios existía y mi fe era firme no importaba lo que otros dijeran.

Espera, quizá dios no existe mi hermano lo sabe y elle también muy escondidamente, así de simple empecé a pensar en ello y a plantear preguntas y en un hora, era ya un ateo.

Guau , No hay Dios Si mi mama me había mentido sobre dios ¿me había también mentido sobre Santa? Pues claro, pero ¡qué importa! Que los regalos sigan entrando y así entraron los regalos de mi reciente ateísmo, los regalos de la verdad, la ciencia, la naturaleza; la verdadera belleza de este mundo. Uno que no fue diseñado, si no por azar. Aprendí sobre la evolución – una teoría tan elemental y obvia que sólo uno de los más grandes genios británicos pudo elucidarla. La evolución de plantas y animales y nosotros, con imaginación, libre albedrío, amor y humor. Ya no necesitaba más buscar el porqué de mi existencia, sino buscar razones para vivirla: imaginación, libre albedrío, amor, humor, deportes, cerveza y pizza son todas buenas razones para vivir

Pero vivir una vida honesta, para eso se necesita la verdad. Es la otra cosa que aprendí ese día; que la verdad por más dura e inconfortable que sea, al final, nos lleva a la libertad y a la dignidad.

Espero no haber ofendido a nadie con este artículo. Ok esta es una mentira

Original en inglés :

My Argument with God

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s