La historia secreta de Levítico

Traducción de un artículo publicado en la sección Opinion del periódico The New York Times. Escrito por el académico en estudios bíblicos Idan Dershowitz, y que apareciera el 21 Julio 2018 con el título en inglés: The Secret History of Leviticus.

Traducción española por Alejandro Labonne

Ningún otro texto ha tenido una mayor influencia en las actitudes hacia la gente gay que el libro de Levítico en el cual se prohíbe el sexo entre hombres. Antes que Levítico fuera escrito, prohibiciones claras y absolutas contra el sexo entre personas del mismo sexo − sea entre hombres o entre mujeres − eran prácticamente desconocidas en el antiguo mundo.

El capítulo 18 de Levítico contiene una lista de actos incestuosos prohibidos, a esta le sigue una serie de prohibiciones contra las relaciones sexuales con una mujer en menstruación, contra la bestialidad y varios otros actos sexuales. En el versículo 22 encontramos su más famoso mandato (versión Reina Valera Antigua): No te echarás con varón como con mujer; es abominación. (Levítico 20:13 repite esta ley junto con el castigo para aquellos que la infringen: Y cualquiera que tuviere ayuntamiento con varón como con mujer, abominación hicieron: entrambos han de ser muertos; sobre ellos será su sangre.).

Como muchos textos antiguos, Levítico fue escrito durante un largo periodo de tiempo e incluye más que un autor. Muchos académicos creen que la sección en la cual Levítico 18 aparece fue agregada por un editor comparativamente tardío, quizá uno que escribió más de un siglo después que el más antiguo material en el libro fuera escrito. Una edición más temprana de Levítico, entonces, puede haber permanecido silenciosa sobre el tema del sexo entre hombres.

Pero personalmente creo que una afirmación más fuerte es posible. Como he sostenido en un artículo en el Journal Hebrew Bible and Ancient Israel, existen convincentes pruebas sobre el hecho de que una versión de las leyes en Levítico 18 permitía el sexo entre hombres. Encima de la agregación de la prohibición contra las relaciones sexuales entre gente del mismo sexo, el texto más antiguo, creo yo, fue revisado con la intención de ocultar cualquier contenido que hiciera creer que alguna vez tales relaciones fueron permitidas.

Ahora bien, la índole original de dicho pasaje puede ser descubierto con un poco de trabajo detectivesco.

El núcleo de Levítico 18 es la lista de leyes sobre el incesto, cada una incluye la memorable frase: la desnudez de… No descubrirás. Esta es una manera típica de hacer referencia a una relación sexual: la desnudez de la hermana de tu padre no descubrirás querría decir entonces algo así: no tendrás relaciones sexuales con tu tía.

La mayor parte de las leyes sobre el incesto son desplegadas de una manera simple y clara, pero dos no lo son. La desnudez de tu padre, o la desnudez de tu madre, no descubrirás: tu madre es, no descubrirás su desnudez. (Énfasis el autor). En un principio este versículo parece prohibir el sexo entre un hombre y cualquiera de sus progenitores. Sin embargo, la parte puesta en negro, sugiere que la prohibición se refiere únicamente a un progenitor: la madre. Es difícil conciliar las dos partes de esta frase.

Lo mismo pasa unos pasajes después: La desnudez del hermano de tu padre no descubrirás. Bien claro ¿no es cierto? Pero la parte que sigue puede darte sin embargo una jaqueca: no llegarás a su mujer: es mujer del hermano de tu padre. Al terminar de leer la apostilla, una prohibición contra el coito entre un hombre y su tío paterno se ha transformado en una ley sobre el sexo entre un hombre y la esposa de ese tío.

Cada versículo en la serie de leyes sobre el incesto en Levítico 18 contiene una apostilla similar, pero los otros son simplemente enfáticas, directas al punto. (Por ejemplo: La desnudez de tu nuera no descubrirás: mujer es de tu hijo, no descubrirás su desnudez.) Sólo en estos dos casos -— el padre y la madre, y el hermano del padre -— la apostilla altera nuestra comprensión de lo que es prohibido. Una ley que prohíbe el sexo con su padre se desvanece, y una ley contra el sexo con el tío se reinterpreta como una prohibición del sexo con la tía.

Lo que tenemos aquí es la prueba de una intervención editorial.

Vale la pena señalar que estas nuevas apostillas hacen que la expresión descubrir la desnudez de sea incoherente. La frase ya no puede indicar solamente sexo si descubrir la desnudez del propio padre es un acto que también involucra a la madre, como lo implica la apostilla.

Pero mucho más impresionante, los dos pasajes extraños son los únicos que se refieren al sexo entre hombres -— todos los otros implican mujeres. Una vez que se agregaron las nuevas apostillas al texto, las prohibiciones en Levítico contra el incesto ya no prohibían ningún acoplamiento entre personas del mismo sexo; sólo los pares heterosexuales estaban prohibidos.

Si una edición tardía de Levítico se opuso al sexo homosexual, uno no puede dejar de preguntarsese : ¿no hubiera sido más claro -— para él y en él -— dejar el interdicto contra el incesto homosexual intacto?

No. La clave para comprender esta decisión editorial es el concepto de la excepción prueba la regla. Según este principio, la presencia de una excepción indica la existencia de una regla más amplia. Por ejemplo, un letrero indicando que una oficina cerrará los domingos sugiere que la oficina está abierta todos los otros días de la semana.

Ahora bien, aplicando este principio a Levítico 18, una ley declarando que el incesto homosexual es prohibido puede ser tomada como una afirmación que el sexo homosexual no incestuoso está permitido.

Es improbable que un legislador especifique que asesinar a su padre es en contra de la ley si ya existe una orden general contra el asesinato. Por la misma razón, no es necesario estipular que el sexo entre dos hombres determinados está prohibido si una prohibición categórica contra el sexo entre hombres se encuentra ya plasmada en los libros.

Parece que con la introducción posterior en Levítico de una ley prohibiendo todas las relaciones homosexuales masculinas, resultó oportuno actualizar el material anterior eliminando dos mandatos ahora superfluos contra el incesto homosexual, mandatos que tenían sentido cuando la práctica de dicho sexo entre hombres estaba permitida.

Esta decisión editorial para neutralizar viejas leyes escribiendo nuevas apostillas, en vez de borrarlas de una vez por todas es fortuita: dejando atrás pistas suficientes para hacer su intervención perceptible.

Solo podemos imaginar ¡cuán diferente la historia de la civilización podría haber sido si la antigua versión de las leyes contra el incesto en Levítico 18 hubiera sido parte en el canon bíblico!

Idan Dershowitz (@IdanDershowitz) es un académico en estudios bíblicos y associado junior en The Harvard Society of Fellows.

Un comentario en “La historia secreta de Levítico

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.